Público
Público

Bajo la arena del desierto saudí

Los tesoros arqueológicos de Arabia se exponen por primera vez en España.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La exposición Rutas de Arabia presenta por primera vez en España una selección de unas 300 obras arqueológicas de Arabia Saudí, que ofrece en el centro CaixaFòrum de Barcelona un panorama inédito de las distintas culturas que habitaron y se sucedieron en la península arábiga.

Las excavaciones arqueológicas llevadas a cabo en el Oriente Próximo desde el principio del siglo XIX nos han familiarizado con la historia más que milenaria de los grandes focos de civilización de Egipto, Mesopotamia y los países del Mediterráneo oriental, pero el corazón de Arabia, que se quedó herméticamente al margen de estas investigaciones, conservaba su misterio.

El reciente estudio de sus vestigios arqueológicos ha revelado unas riquezas insospechadas: ciudades fortificadas, templos, palacios ornamentados con frescos, esculturas monumentales, vajillas de plata o joyas preciosas depositadas dentro de las tumbas.

El objetivo de esta exposición, que estará abierta al público hasta el 20 de febrero próximo, es desvelar ese tesoro arqueológico poco conocido y ofrecer una panorámica de estas culturas.

La muestra subraya el papel privilegiado de esta península como tierra de intercambios y nos revela una civilización dinámica y original que, pese a las difíciles condiciones naturales, ha sabido sacar partido de su situación geográfica, lugar de paso de las rutas que comunican las costas del océano Índico o los países del Cuerno de África con Egipto, Mesopotamia y el mundo mediterráneo.

Las rutas comerciales y de peregrinación constituyen el hilo conductor de una muestra que propone un recorrido cronoespacial por los grandes oasis de la península que albergaron a poderosos Estados o se convirtieron en lugares santos del islam.

En ese recorrido, el visitante va descubriendo los poblamientos prehistóricos; el arte nómada; las comunidades de pescadores de la isla de Tarut; la influencia mesopotámica; los oasis y las ciudades fortificadas del desierto, y los reinos de Dedan y Lihyán, con sus santuarios y esculturas colosales.

Y también la antigua Hegra, donde Arabia entró en contacto con Roma; las metrópolis comerciales del corazón del subcontinente; los palacios de Medina y las estelas funerarias de La Meca, en un fascinante paseo por la historia de un oriente no tan lejano.

La exposición se inicia con una serie de estelas antropomorfas del IV milenio a.C., una estatua de hombre de Tarut (mediados del III milenio a.C.), o un importante número de las vasijas de clorita halladas en la pequeña isla de Tarut.

En el ecuador del recorrido destacan tres estatuas colosales, de casi 2,5 metros de altura, desenterradas en el santuario de al-Juraiba, y que podrían representar a soberanos lihyaníes (siglos IV-III a.C.).

De las antiguas metrópolis comerciales del corazón de Arabia (Qariat al-Fáu y Nayrán) se muestran piezas como una estela de alabastro representando a un hombre con una daga (siglos III a.C.-III d.C.), una placa inscrita decorada con cabras, varios altares y pebeteros, cuatro estatuillas de dromedario o una cabeza de hombre en bronce (siglo I a.C.-II d.C.) de clara influencia helenística.

Una máscara funeraria, dos brazaletes, un guante, collares, pendientes y apliques de un sudario o vestido, todos de oro y del siglo I, ilustran la época esplendorosa de la provincia oriental, con enclaves como Zall y Ayn Yawan.

En la parte final de la exposición, se pueden contemplar las estelas funerarias de La Meca, muchas de ellas provenientes del cementerio de Al-Maala, que custodiaba las tumbas de personajes ilustres; una puerta monumental de plata de la Kaaba, probablemente de Turquía; un candado y un cerrojo en nombre del sultán otomano Ahmad I (siglo XVII).


Rutas de Arabia. Tesoros arqueológicos del reino de Arabia Saudita


CaixaFòrum Barcelona
Vuelos Madrid-Barcelona
Hoteles en Barcelona

DISPLAY CONNECTORS, SL.