Público
Público

Argentina decidirá en los próximos días sobre el recurso del ladrón de la Biblioteca Nacional

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Justicia argentina tendrá que decidir en los próximos días sobre el recurso que el "ladrón confeso" de las láminas de la Biblioteca Nacional, entre ellas dos incunables de Ptolomeo, ha interpuesto a su procesamiento por ese delito, ha explicado hoy la directora de la institución, Milagros del Corral.

El español de origen uruguayo César Gómez Rivero, el "ladrón confeso", según ha recordado en varias ocasiones Del Corral, presentó a mediados de julio una "apelación" contra la acusación por fraude en grado de tentativa al querer vender en el mercado negro "piezas sobre las que no tenía la propiedad".

A partir de ahí, ha señalado del Corral durante la presentación de los trabajos que se emprenderán para restaurar las obras dañadas por Gómez Rivero, se establecería la fecha del juicio oral por el delito imputado, que en Argentina, que aún tiene que decidir sobre la extradición solicitada por España, está penado entre 1 mes y 6 años de prisión.

"Tenemos la prueba fehaciente de que fue él porque sólo él consultó esos libros en ese tiempo. Es cierto que devolvió 8 láminas -las otras 2 las halló el FBI en Estados Unidos y una undécima apareció en Australia- pero lo hizo porque se sentía acorralado", ha asegurado la directora.

Según sus datos, por este caso están imputados en Argentina Gómez Rivero y "dos de sus socios", es decir, ha asegurado, "la misma banda" que "actuó" en un robo en una biblioteca de Nápoles.

"Ya han tenido historias con la Justicia y no son nuevos en esta plaza", ha detallado Del Corral.

El robo de 16 láminas de 11 obras fue detectado el pasado mes de agosto por una bibliotecaria y los investigadores creen que Gómez Rivero estuvo hurtando los documentos durante dos años y medio.

Del Corral sospecha que de las 16 láminas expoliadas, Gómez Rivero tiró 2 de las 5 que todavía no han aparecido, según ha explicado a Efe la directora.

"Se le fue la mano y cortó demasiado. Son 2 hojas de texto corrido, sin el valor que tienen las ilustradas por eso pensamos que se deshizo de ellas", detalla. En cuanto a las otras tres, Del Corral cree que Gómez Rivero las "vendió bien" hace tiempo.

La investigación sobre el paradero de esas láminas continúa tras la "falsa alarma" de este verano de que habían aparecido en Londres.