Publicado: 24.01.2014 17:09 |Actualizado: 24.01.2014 17:09

Argentina deja caer al peso y arrastra al Ibex su nivel más bajo en once meses

La bolsa española cae más de un 3,64% y pierde la cota de los 10.000 puntos por el desplome del peso, en la que es la peor caída desde febrero de 2013. El Gobierno argentino autoriza la compra de dólares a sus ciudadanos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

En plena tormenta por el desplome del peso, el Gobierno argentino anunció este viernes que a partir del próximo lunes permitirá a los particulares adquirir dólares para tenencia y ahorro. "Hemos decidido autorizar la compra de dólares para tenencia y ahorro de personas físicas", anunció el jefe de Gabinete de Gobierno, Jorge Capitanich, en una breve comparecencia en la que estuvo acompañado del ministro de Economía, Axel Kicillof.

El mayor desplome del peso argentino en los últimos doce años, desde la época del corralito, llevó al Ibex-35 —otras bolsas también— a sus cotas más bajas en once meses: el selectivo español perdió el viernes un 3,64% al cierre de mercado y se anotó su mayor caída desde febrero de 2013. El Ibex ha retrocedido a los 9.868,9 puntos y ha acumulado un descenso semanal de 5,7%, su peor semana desde finales de 2012, tras cinco sesiones consecutivas en negativo y después de ceder más de 500 puntos. lLa tensión en las divisas de los países de América Latina también ha provocado aumento de la prima de riesgo española por encima de los 210 puntos básicos.

En una jornada marcada por el pinchazo en la cotización de las monedas de América Latina y el efecto arrastre sobre la mayoría de empresas españolas. Ningún valor del selectivo esquivó el rojo. Mapfre lideró los recortes, con una caída del 5,95%. IAG (-5,83%) y Gamesa (-5,33%) protagonizaron la segunda y tercera mayor caída. Pero entre las empresas del Ibex que mayor castigo sufrían estaban las que más intereses tienen en Argentina: Telefónica BBVA se desplomaban y sufrían pérdidas del entorno del 5%.

Y más se agudizó la situación con la apertura de Wall Street a la baja y el Dow Jones de Industriales perdía el 0,56%, afectado por los descensos de los mercados internacionales ante el temor a la repercusión de la continuada caída de las divisas en muchos países emergentes.

El resto de principales plazas de Europa también se decantaba por las pérdidas, aunque ninguna superaba la registrada en el Ibex. "Hoy es un mal día para las Bolsas tras las caídas ayer en Wall Street y una mala sesión en Asia. Todo juega en contra de los bancos, pero el factor extraordinario para los españoles es el tema de las divisas en América del Sur", explicaba el estratega de mercados de IG Daniel Pingarrón. 

Tampoo remonta e peso argentino, que este viernes cayó hoy un 1,88 % poco después de la apertura del mercado de cambios. No le sentó bien el anuncio del Gobierno nacional de que permitirá a particulares adquirir divisa extranjera para tenencia y ahorro a partir del lunes.

A las 10.10 hora local (15.10 en España) —diez minutos después de la apertura del mercado cambiario de Buenos Aires— el precio oficial del dólar subió de nuevo hasta los 8,10 pesos, 15 centavos más que en el cierre de la jornada de ayer. En el mercado negro, el dólar paralelo, llamado blue en el país, se cambiaba a 13 pesos en la apertura, la misma cotización del cierre de la jornada del jueves.

Si ahora permite comprar dólares, es verosímil pensar que hay una estrategia gubernamental detrás

Pese a las enormes sospechas que se ciernen sobre el Gobierno argentino, el Ejecutivo de Cristina Fernández se desmarcó el jueves de la brusca devaluación del peso argentino frente al dólar, al tiempo que ordenaba registros en las casas de cambio sospechosas, según las autoridades, de participar en el mercado informal de divisas para frenar la escalada del dólar blue, que es como se conoce en el país al mercado negro de divisas.

Pero pocos son los que creen en la inocencia del Gobierno. Si ahora permite comprar dólares, es verosímil pensar que hay una estrategia gubernamental detrás. Para economistas y medios especializados, el tipo de cambio se encuentra atrasado respecto del valor del mercado y el Gobierno intenta ahora actualizarlo para proteger las reservas internacionales y favorecer la liquidación de dólares. Es cierto que el jueves tuvo que vender 100 millones de dólares de sus reservas para contener la subida del dólares, pero la sospecha se convierte casi en certeza por el bajo nivel de reservas del Banco Central de la República Argentina, que hace semanas bajó de los 30.000 millones de dólares.

El jueves, y ya por segundo día consecutivo, el peso sufrió su mayor depreciación en un día desde la crisis de 2002 y cerró en 7,75 unidades por dólar, una caída del 8,54%. Durante la jornada, la moneda argentina llegó a desplomarse un 17,64%, hasta los 8,40 pesos por dólar, pero la intervención a última hora del Banco Central frenó el descenso. 

"Esta no ha sido una devaluación inducida por el Estado; en definitiva, para aquellos amantes de la libre oferta y demanda, es la que se expresó ayer en el mercado de cambios", afirmó hoy el jefe de Gabinete argentino, Jorge Capitanich.

Este viernes Capitanich explicó que la compra de dólares se autorizará "de acuerdo al flujo de ingresos declarados" y que además "se ha decidido disminuir el anticipo del impuesto de las ganancias del 35% al 25% para el comprador".

"Esta decisión obedece a que en el marco de la política cambiaria de flotación administrada del tipo de cambio, el Gobierno considera que el precio de la divisa, es decir del dólar, ha alcanzado un nivel de convergencia aceptable para los objetivos de la política económica", concluyó el jefe de Gabinete.

El yen, el franco suizo y el euro se mantenían firmes el viernes, tras repuntar durante la noche debido a que las preocupaciones de una desaceleración en China y la confusión en algunos mercados emergentes disparó la demanda por monedas refugio.

Frente a un mercado nervioso, los comentarios de un funcionario del Banco de la Reserva de Australia sobre que el dólar australiano no había caído lo suficiente, llevaron a la moneda a un mínimo de tres años y medio. Un débil informe sobre el sector manufacturero de China divulgado el jueves reavivó las preocupaciones de un lento crecimiento en el gigante asiático, en momentos en que Pekín busca frenar una inversión impulsada por el crédito y enfocar su economía en el consumo.

El dólar cayó más de un uno por ciento frente al yen y el franco suizo, tocando un mínimo de dos semanas de 102,97 yenes y su menor nivel en tres semanas en 0,8964 francos suizos. Frente al yen, el billete verde se mantuvo en 103,18, una leve baja respecto a los niveles de cierre en Estados Unidos mientras que contra el franco suizo, se cambiaba a 0,8970 unidades.

El euro se mantuvo en 1,3683 dólares, tras subir un 1,1%y llegar hasta los 1,3699 dólares en un punto de la sesión del jueves, cerca de un máximo de dos semanas.