Público
Público

"Argentina elige entre más de lo mismo o progresismo"

El socialista Binner aspira al segundo lugar en las elecciones del domingo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Con dos días de veda antes de las elecciones presidenciales de este domingo, los argentinos han tenido tiempo de comentar la última jornada de la campaña electoral. La protagonista en esta ocasión no ha sido la mandataria Cristina Fernández, virtual ganadora de estos comicios, según todos los sondeos, sino los otros seis candidatos, inermes e incapaces en su mayoría de aparecer con serenidad en sus últimas apariciones.

'Las cartas están echadas, hemos cumplido con nuestro deber, ahora podemos ir a dormir con la conciencia tranquila', proclamó el jueves el radical Ricardo Alfonsín sin creer en las encuestas, que ya no le colocan el segundo en intención de voto. 'En caso de no ganar, vamos a seguir siendo la principal fuerza de oposición de Argentina', aseguró.

En un auditorio lleno de jóvenes en Buenos Aires, Alfonsín señaló que los radicales 'ya sabemos lo que es tener la sensación de predicar en el desierto'. Tras una campaña electoral que ha suscitado escaso interés, el radical afirmó: 'No se preocupen, ya nos van a comprender'.

'Si no ganamos, seremos la principal fuerza opositora', asegura Alfonsín

Discreto y sobrio se presentó Hermes Binner, el gobernador socialista de Santa Fe que podría superar a Alfonsín y convertirse en el segundo candidato más votado en estas elecciones. Sin embargo, el candidato del Frente Amplio Progresista sólo obtendría el 12% de los sufragios, frente a más del 50% que las encuestas le otorgan a la presidenta.

Ante unas 5.000 personas, Binner cerró su campaña electoral en Rosario, una ciudad que le conoce bien por haberle tenido de alcalde durante ocho años. Para él, está claro lo que se vota este domingo: o la profundización del modelo kirchnerista, 'más de lo mismo', o 'el progresismo'.

Con un desempeño electoral nada despreciable durante estos últimos meses, Binner espera reducir la diferencia de más de 40 puntos porcentuales que hoy le separan de Cristina Fernández, aunque se felicita por haber sido capaz de proyectarse más allá de su provincia natal. 'Sumamos más de dos millones de votos [en las elecciones primarias del 14 de agosto]. Por eso nos entusiasmamos y seguimos trabajando', enfatizó.

'Estamos bailando alegremente sobre el Titanic', advierte Duhalde

Lejos de esta imagen se sitúa el expresidente Eduardo Duhalde, un peronista disidente del kirchnerismo que ha tenido una actitud de confrontación permanente con Fernández, quizás por el poco apoyo electoral que le auguran las estadísticas. 'Estamos bailando alegremente sobre el Titanic', advirtió. A la espera de una crisis que según él golpeará a Argentina sin remedio, Duhalde señaló ante sus dirigentes que 'el miedo se ha instalado en todos los niveles' del país.

El que realizó el comentario más desacertado, como ya prometía desde hacía rato, fue otro peronista disidente, el gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, que durante un acto que celebró en un barrio de Buenos Aires comparó a Cristina Fernández con el asesinado dictador Muamar Gadafi y con el presidente venezolano, Hugo Chávez, 'toda esta gente que practica el fundamentalismo', lanzó.

Más comedida apareció Elisa Carrió, de Coalición Cívica, en un encuentro en un hotel con representantes de su alianza. 'Invito a todo el pueblo a vivir en la verdad', señaló. 'Pero es mi último llamado a esta nación a vivir en la verdad'. La candidata deslizaba así la posibilidad de que esta sea la última vez que se presenta a unas elecciones presidenciales.

Jorge Altamira, el candidato por el Frente de Izquierda que pudo postularse a estas elecciones tras un inesperado éxito en las primarias, señaló por su parte que su alianza es la elegida por 'los electores menores de 30 años, de menores ingresos y por una parte de la clase media'.