Público
Público

Argentina se enfrenta a Grecia con sus estrellas en el banquillo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La selección argentina de fútbol saldrá el martes con varias novedades para defender ante a Grecia el liderato del Grupo B del Mundial, y es probable que los delanteros Diego Milito y Sergio "Kun" Agüero acompañen a Lionel Messi en el poderoso tridente ofensivo "albiceleste".

El técnico Diego Maradona ha insistido desde el inicio del torneo en que cuenta "con 23 titulares", por lo que ante la comodidad con que llega a su último partido en la fase de grupos, confirmó que dará una oportunidad a algunas de sus estrellas de reserva, aunque no reveló la alineación definitiva.

Quien sí estará seguro es la gran figura del torneo sudafricano, Lionel Messi, pese a que el técnico había considerado la posibilidad de dejarle en el banquillo para preservar su estado físico tras la larga temporada europea.

"Quiere jugar siempre y eso me encanta. Teníamos pensado darle descanso, pero tener a un jugador de la talla de Leo, el mejor del mundo sin ninguna duda con mucha diferencia, era un pecado no darle al equipo, no darle a la gente, no darnos a nosotros mismos (ese placer)", confirmó Maradona.

Además, la suspensión de Jonás Gutiérrez por acumulación de tarjetas parece obligar al técnico a cambiar su esquema 3-4-3 hacia una defensa más clásica con línea de cuatro, donde podrían ser titulares Nicolás Otamendi, Nicolás Burdisso y Clemente Rodríguez, junto con Martín Demichelis.

Para el centro del campo, Maradona volverá a confiar a Juan Sebastián Verón la zona de creación argentina, después de que en los entrenamientos de la semana se viera al veterano centrocampista recuperado de la lesión que sufrió en el debut ante Nigeria.

Además, podría dejar en el banquillo a su capitán Javier Mascherano para evitar que su mejor centrocampista defensivo pueda perderse el siguiente partido si ve otra amarilla. Maxi Rodríguez o Mario Bolatti podrían jugar como titulares para mejorar el control del mediocampo, asignatura pendiente de Argentina.

ARTILLERÍA GRIEGA

Grecia le trae buenos recuerdos a Maradona, ya que fue al rival ante el que marcó su último gol con el 10 "albiceleste" en Estados Unidos en 1994. Pese a ese buen comienzo, todo se fue al traste cuando fue expulsado del torneo por dar positivo en un control antidopaje tras derrotar a Nigeria.

Por su parte, es probable que el seleccionador griego, Otto Rehhagel, mantenga los titulares que le dieron su primera victoria en el Mundial de Sudáfrica, un 2-1 ante Nigeria, y forme un equipo centrado en la ofensiva, consciente de que necesita puntuar si quiere tener opciones de pasar a la siguiente ronda.

"Ellos son claramente mejores que nosotros y tenemos que ver cómo lidiar con eso. Todos sabemos que el equipo argentino tiene una calidad extraordinaria", se escudó Rehhagel, artífice del inesperado triunfo del equipo heleno en la Eurocopa 2004.

Ante Nigeria, los europeos aprovecharon su superioridad numérica tras la expulsión de Sani Kaita en el minuto 33 para remontar un gol en contra y mantener abiertas sus opciones de pasar de ronda frente a Corea del Sur.

Maradona dedicó esta semana especial atención a entrenar a sus porteros con remates desde el borde del área sin barrera, consciente de que los griegos son el segundo equipo del torneo que más ha disparado desde esa posición, con ocho intentos de gol en dos partidos y otros 11 que salieron desviados.

Precisamente Argentina es la que más ha buscado puerta. Con cinco goles, ayudado por uno en propia meta de los coreanos, la "albiceleste" ha sido una de las más efectivas para perforar la red contraria.

Con todas las probabilidades a su favor para pasar a octavos, Maradona optará, según se vio en los entrenamientos, por reservar a algunos de sus jugadores clave para proteger a los futbolistas que tienen amarilla, cuidar a los lesionados y, sobre todo, mantener en forma a los teóricos suplentes.

"Si nos toca jugar de entrada lo vamos a hacer lo mejor posible para intentar ganar", insinuó el domingo Agüero, cuya entrada ante los asiáticos revitalizó la ofensiva argentina y aportó un brillante pase de gol para el triplete de Higuaín.