Público
Público

Argentina se mete en cuartos con un doblete de Tévez ante México

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La selección argentina de fútbol se clasificó el domingo a los cuartos de final del Mundial 2010 al ganar 3-1 a México con un doblete de Carlos Tévez, que se mostró muy contundente ante la meta rival.

El equipo de Diego Armando Maradona se medirá en cuartos de final con Alemania, que anteriormente se impuso por 4-1 a Inglaterra.

Carlos Tévez marcó a los 25 y a los 52 minutos, y Gonzalo Higuaín a los 33, convirtiéndose en el máximo anotador del Mundial en solitario con cuatro dianas.

Javier Hernández recortó distancias en el minuto 71 para México.

"Por suerte pude convertir (...) se me abrió el arco pero lo importante es que estamos en cuartos", dijo Tévez en televisión después del partido.

"Hay que disfrutarlo y descansar, tenemos que disfrutar esta victoria que no fue fácil ante México", agregó.

En el partido ante los alemanes, que se jugará el 3 de julio en Ciudad del Cabo, Argentina intentará meterse en semifinales por primera vez en los últimos 20 años. También buscará tomarse la revancha de la derrota en los penaltis en la misma ronda del Mundial 2006.

El inicio del partido no fue bueno, con los dos equipos mostrando demasiadas imprecisiones en el control del balón, aunque poco a poco México se fue adelantando en el campo y comenzando a crear peligro.

A los ocho minutos, un remate de Carlos Salcido desde más de 30 metros de distancia dio en el larguero de la portería argentina, y en la jugada siguiente un tiro de Andrés Guardado desde fuera del área tras un pase de Giovani dos Santos salió apenas desviado.

Los jugadores argentinos se mostraron muy estáticos al comienzo del partido, con Lionel Messi siendo el único que inquietaba a la defensa rival.

A los 11 minutos, Messi realizó un suave disparo por alto tras uno de sus características regates en velocidad con la pelota controlada, pero el portero Oscar Pérez controló sin mayores problemas.

Argentina se adelantó a los 25 minutos cuando Tévez conectó de cabeza un disparo de Messi. El jugador del Manchester City anotó en fuera de juego, lo que generó las airadas protestas del equipo mexicano y varios segundos de incertidumbre hasta que el árbitro italiano Roberto Rosetti validó el gol.

Tévez, que había mostrado un gran despliegue físico en sus anteriores partidos sacrificando sus opciones de anotar, festejó su primer gol en este Mundial efusivamente.

Higuaín puso el 2-0 a los 33 minutos definiendo a puerta vacía tras regatear al portero rival tras un grave error de Ricardo Osorio.

Tras el polémico gol, México comenzó a mostrarse muy impreciso, con sus jugadores fallando pases largos que permitían que Argentina controlara un poco más el balón.

El propio Higuaín estuvo cerca de aumentar la ventaja a los 42 minutos, pero su cabezazo desde cerca de la portería salió desviado.

Un minuto después, Rafa Márquez remató desde lejos pero el balón fue controlado con facilidad por el portero Sergio Romero.

El primer tiempo terminó con una falta del delantero Javier Hernández sobre el defensa argentino Gabriel Heinze, que generó una fuerte discusión entre los integrantes de los dos equipos.

GOLPEA DE NUEVO

México salió con todo en el segundo tiempo y el seleccionador Javier Aguirre hizo entrar a Pablo Barrera en lugar de Adolfo Bautista, que no había aportado demasiado en el campo.

Pero Argentina golpeó de nuevo a los 52 minutos, cuando Tévez marcó un golazo con un potente disparo desde fuera del área en el que nada pudo hacer Pérez.

Argentina continuó atacando y complicando a la zaga mexicana, que quedaba muy expuesta mientras el resto del equipo intentaba recortar diferencias.

A los 60 minutos, Barrera desbordó por la izquierda y regateó a dos rivales, antes de sacar un remate cruzado algo desviado. Poco después, Romero envió a córner un remate de Salcido.

México fue arrinconando a Argentina poco a poco y a los 71 minutos Hernández marcó el gol del honor con un potente remate con la pierna izquierda que dejó sin respuesta a Romero tras controlar el balón dentro del área.

El conjunto sudamericano cedió el balón al rival y comenzó a sufrir los apuros en defensa mostrados en anteriores partidos, desdibujándose y olvidando todo lo bueno que había hecho durante el resto del partido.

Messi despertó al final, tras varios minutos ausente, con un remate desde fuera del área que Pérez envió a córner.