Publicado: 26.01.2014 09:52 |Actualizado: 26.01.2014 09:52

Argentina sancionará a quienes apliquen precios abusivos tras la abrupta devaluación del peso

El jefe de Gabinete de Cristina Fernández anuncia la expansión del programa de control de los precios de los productos importados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El jefe del Gabinete argentino, Jorge Capitanich, advirtió el sábado de que habrá sanciones contra quienes apliquen precios abusivos y anunció la expansión del programa de control de los precios de los productos importados, a cargo de la Secretaria de Comercio argentina, tras la mayor devaluación del peso argentino desde 2002.

A través de la red social Twitter, Capitanich insistió en que será la Secretaría de Comercio la que "supervisará la evolución" de los precios y de las tasas que se aplican a los intercambios comerciales y que "actuará con todo el rigor de la ley en los casos por parte de los formadores de precios".

"El programa precios cuidados continúa y se extiende a todo el país a partir del compromiso de proveedores y supermercados para garantizar la previsibilidad, transparencia y estabilidad de los precios. El programa tiene amplia aceptación en la población", afirmó Capitanich, en referencia al control de los precios de las importaciones.

En un total de siete mensajes en Twitter, Capitanich trató de salir al paso de los precios que comienzan a verse en algunas cadenas de supermercados tras conocerse el impacto de la abrupta devaluación del peso argentino.

"Los electrodomésticos, automotores, artículos electrónicos y otros bienes con alto componente importado e insumos (productos) de uso difundido estarán sujeto a monitoreo permanente por parte de la Secretaría de Comercio para garantizar abastecimiento a precios razonables y justificados. Algunos ejemplos de insumos difundidos son acero, aluminio, plásticos, etcétera. que marcan referencia de precios en la cadena de valor", explicó el dirigente argentino.

Tratar de mantener el valor del peso ha supuesto para Argentina una sangría de reservas, que han pasado de 50.000 a 29.000 millones de dólares desde 2011

Capitanich salió así al paso de algunas analistas y empresarios que advirtieron del riesgo de un incremento de la inflación —uno de los princiales problemas de la economía local— tras el desplome del peso argentino y la decisión del Gobierno de levantar parcialmente el llamado "cepo al dólar" y volver a autorizar la compra de dólares para el ahorro, tal como ocurría antes de octubre de 2011.

El dueño de la cadena de supermercados Coto, Alfredo Coto, advirtió de que el incremento del dólar "hará oscilar costos del acuerdo de precios" alcanzado a principios de año entre el Gobierno y varios empresarios del sector y al que se sumó él mismo. "En esta economía a veces uno no sabe qué es bueno y qué malo, y aunque una devaluación resulta positiva, en este caso habrá que ver las consecuencias y si provoca un boom exportador", añadió el empresario.

El Gobierno prevé una inflación del 10,4% para 2014 aunque organismos independientes cifran el índice en cerca de un 30%.

Desde que el Gobierno de Cristina Fernández puso en marcha el llamado "cepo al dólar", en 2011, el peso se ha depreciado paulatinamente, aunque su mayor caída se ha registrado en el último mes, cerca de un 35%. Tratar de mantener el valor del peso ha supuesto para Argentina una sangría de reservas, que han pasado de 50.000 a 29.000 millones de dólares desde 2011.