Público
Público

Argentina se sumará hoy al reclamo de democratización de la ONU

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Argentina abre hoy los debates en la Asamblea General de la ONU, donde muchos países están cuestionando la eficacia de esta organización en el mundo actual.

En la 65 sesión de la Asamblea General de Naciones Unidas, a la que asisten líderes de 192 países, los llamamientos a la modernización y democratización del organismo son numerosos.

La presidenta argentina, Cristina Fernández, se espera que se sume hoy a las fuertes presiones que realizan los países emergentes, entre ellos Brasil, para cambiar las reglas y el reparto de poder en las principales instituciones internacionales, según fuentes diplomáticas.

China, que se ha convertido ya en la segunda economía mundial, apoyó a su vez el jueves la demanda de una mayor apertura de la ONU para que los países en desarrollo tengan más protagonismo en los asuntos internacionales, a través de su primer ministro, Wen Jiabao.

La jefa de estado argentina reiterará, al igual que en años anteriores, la reclamación de su país sobre las islas Malvinas, así como que Irán colabore para esclarecer el atentado en Buenos Aires en 1994 a la mutualista judía AMIA, permitiendo la declaración ante la justicia de iraníes sospechosos, señalaron fuentes diplomáticas.

Colombia, Haití, Venezuela y El Salvador también intervendrán en esta segunda jornada de debates en la Asamblea General de la ONU.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, se dirigirá a la ONU un día después de anunciar un importante éxito de las fuerzas armadas de su país en la operación en la que abatieron al jefe de militar de las FARC, Víctor Julio Suárez Rojas, alias "Mono Jojoy".

El gobernante salvadoreño, Mauricio Funes, previsiblemente pedirá a la comunidad internacional que apoye la lucha de México y Centroamérica contra el crimen organizado y el narcotráfico.

Mientras que el venezolano Hugo Chávez, que suele acaparar la atención mediática, no viajó a Nueva York por la proximidad de las elecciones legislativas del próximo domingo.

En esta sesión, el líder más polémico es el presidente iraní, Mahmud Admadineyad, quien durante su discurso del jueves en la apertura de la Asamblea General habló de los atentados del 11-S en Washington y Nueva York, como una conspiración estadounidense vinculada con Israel, lo que provocó el abandono de la sala de la delegación de Estados Unidos.