Público
Público

Argentinos y bolivianos, los inmigrantes que más retornaron a sus países 2009

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Organización Internacional para las Migraciones ha ayudado a casi mil inmigrantes sin medios económicos a retornar a sus países durante 2009, la mayoría de América Latina y, en especial, de nacionalidad boliviana y argentina.

En coincidencia con la crisis, a finales de 2007 y principios de 2008 se produjo "una avalancha" de peticiones para abandonar España y regresar a sus lugares de origen, pero en el presente año el flujo se ha estabilizado y "muchos se han ido ya", según el responsable en España de la OIM, Manuel Pombo.

En 2008, esta organización intergubernamental de la que forma parte España recibió una inyección presupuestaria extraordinaria para dar salida a las miles de solicitudes y pudo atender a cerca de 1.500 extranjeros en situación de vulnerabilidad social.

Este ejercicio, al no contarse con dicha financiación adicional, la OIM ha tramitado 892 retornos, de entre las 3.000 peticiones recibidas y que cumplían las condiciones exigidas para acogerse al programa, financiado por el Ministerio de Trabajo e Inmigración y gestionado por la OIM y otras organizaciones no gubernamentales.

De todos modos, Pombo ha llamado la atención con respecto a que el número de personas que retornan por razones humanitarias es realmente pequeño si se compara con los más de cuatro millones y medio de inmigrantes que residen en España.

A pesar de ello el programa es "importante por la fuerza que tiene de ayudar a las personas que se encuentran en situaciones muy duras", ha añadido Pombo en declaraciones a la prensa durante un acto de celebración del Día Internacional del Migrante.

De los cerca de 900 inmigrantes que consiguieron retornar a sus países gracias a la asistencia prestada por la Organización para las Migraciones, 258 procedían de Bolivia, 136 de Argentina, 95 de Uruguay, 91 de Chile y 89 Brasil.

A más distancia se encuentran los nacionales de Paraguay (48); Honduras (36), Colombia (25) y Ecuador (23), seguidos de El Salvador (9), Venezuela (8) y Perú y Costa Rica, con cinco nacionales cada uno.

Entre los ciudadanos de los países de Europa del Este que han querido marcharse de España se encuentran una veintena de rumanos, seis rusos y cuatro búlgaros.

La OIM lleva con este programa desde sus inicios, como proyecto piloto en 2003, hasta la actualidad y por las demandas de los inmigrantes se ha incrementado año tras año.

Además del apoyo del Ministerio de Trabajo, la iniciativa cuenta con ayuda de la Generalitat de Cataluña, de la Agencia Regional para la Inmigración y Cooperación de la Comunidad de Madrid y del Ayuntamiento de Valencia.

El programa incluye el pago del billete desde el lugar de residencia en España hasta el país de origen, gastos imprevistos de medicamentos u otros como acompañamiento; una ayuda económica del viaje de 50 euros por persona, y una ayuda para la reintegración en su país de 400 euros por persona, hasta un máximo de 1.600 euros por unidad familiar.