Público
Público

La Armada rusa y los familiares recuerdan la tragedia del "Kursk" en el décimo aniversario

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Armada rusa y los familiares de los 118 oficiales y marineros muertos en la tragedia del submarino nuclear "Kursk" recuerdan hoy en diferentes rincones del país el décimo aniversario del naufragio.

En las bases de la flota rusa, incluido el puerto de Murmansk (mar de Bárents) del que zarpó el "Kursk" el 10 de agosto de 2000, oficiales y tripulantes de buques y submarinos guardarán un minuto de silencio, según informaron las agencias rusas.

Misas y ofrendas florales tendrán lugar en la localidad de Kursk, que dio nombre el sumergible, al igual que en San Petersburgo, de donde provenían 32 de los marineros fallecidos en el mar de Bárents tras una explosión en la cámara de torpedos del submarino el 12 de agosto del 2000.

También se han convocado actos religiosos y de recordación en Severodvinsk (mar Blanco), en cuyos astilleros fue construido el submarino, y en Baltiisk, donde está la base de la Flota Rusa del Báltico, a la que estaba adscrito el "Kursk".

"Pensábamos que alguno de los dirigentes del país vendría a rendir memoria a los chicos. Se ve que ya no consideran la muerte de 118 tripulantes de un submarino una gran tragedia", aseguró Sofía Dudko, madre de uno de los marineros fallecidos.

Diez años después de la tragedia, muchos de los familiares de los marinos muertos aún no se dan por satisfechos con las explicaciones del fiscal general, Vladímir Ustinov, que escribió un libro con la versión oficial de la tragedia titulado "Kursk".

Como se supo después, la cúpula militar ocultó las dimensiones reales de la catástrofe y declinó los ofrecimientos de otros países para rescatar a la veintena de tripulantes del sumergible que no murieron en un primer momento a causa de la explosión.

El "Kursk" fue localizado a 108 metros de profundidad en la madrugada del 13 de agosto, cuando aún era posible salvar a 23 marinos, pero el Kremlin no dio el visto bueno para la operación internacional de rescate hasta una semana después.

El "Kursk", el orgullo de la Armada rusa y equipado con 24 misiles de crucero "Granit", era considerado indestructible por los marinos rusos.