Público
Público

Arqueólogos del año dos

Una pequeña parte de las más de 2.000 placas de fotografía que se tomaron entre 1902 y 1913 en las excavaciones de las cuevas del Castillo, Altamira, la Pasiega, Hornos de la Peña o Covalanas, se muestran en la exposició

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Allá por el año 1902, un puñado de pioneros, convencidos de que Altamira no podía ser la única cueva con pinturas prehistóricas,  emprendió una búsqueda por Cantabria que acabó por descubrir grutas que hoy son patrimonio de la humanidad. Hoy se rescata la colección de fotografías que narra su historia.

El Gobierno de Cantabria ha firmado con el Instituto de Paleontología Humana de París un convenio que formaliza el trabajo que ambas instituciones vienen realizando desde hace tiempo para digitalizar las más de 2.000 placas de fotografía que se tomaron entre 1902 y 1913 en las excavaciones de las cuevas del Castillo, Altamira, la Pasiega, Hornos de la Peña o Covalanas, entre otras.

Esas excavaciones reunieron pioneros de la arqueología prehistórica como el alemán Hugo Obermaier, el francés Henri Breuil y los españoles Hermilio Alcalde del Río, descubridor de las cuevas de El Castillo y Hornos de la Peña, entre otras, y Lorenzo Sierra. Su interés y conocimientos desembocaron en 1910 en la fundación del Instituto de Paleontología Humana de París. Esos trabajos supusieron el nacimiento de la arqueología prehistórica en Europa. El Castillo, la Pasiega y Altamira fueron las tres cuevas sobre las que se construyó la ciencia a principios de siglo.

El primer testimonio con arte rupestre del Paleolítico se había hallado en Altamira dos décadas antes de todas esas excavaciones, pero gran parte de los científicos de la época no reconocieron su autenticidad hasta 1902, cuando el prehistoriador francés Émile Cartailhac admitió por escrito que se había equivocado al despreciar el descubrimiento de Marcelino Sanz de Sautuola.

La exposición Las Cavernas de la Región Cantábrica, que tras Santander se mostrará en París y Mónaco, refleja los descubrimientos que se sucedieron en los diez años siguientes, cuando Alcalde del Río, el director de la Escuela de Artes y Oficios de Torrelavega, se dijo a sí mismo que, si Altamira era auténtica, no podía ser la única cueva con pinturas y se puso a buscar más. A él y a Lorenzo Sierra se deben los descubrimientos de gran parte de las cuevas con arte rupestre de Cantabria, que luego estudiaron junto con Breuil, Obermaier y otros expertos europeos.

La exposición recrea, con estética decimonónica y todo tipo de elementos audiovisuales, cómo fueron los trabajos de aquellos pioneros, pero uno de sus principales atractivos es la colección de fotografías de la época que se han rescatado de varios archivos franceses sobre sus excavaciones y las pinturas de las cuevas.


Las Cavernas de la Región Cantábrica


http://portal.ayto-santander.es/portal/page/portal/inet_santander/turismo