Público
Público

Arquitectos, urbanistas y meteorólogos imaginan el Londres del futuro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El río Támesis helado, Picadilly Circus inundado y Trafalgar Square azotada por un huracán son algunas de las imágenes que arquitectos, urbanistas y expertos en cambio climático han imaginado para el Londres del futuro si se mantiene la tendencia actual de calentamiento del planeta.

Las imágenes de una capital británica transformada por los imperativos del cambio climático forman parte de una exposición que abrirá en mayo de 2010 el Museo de Londres, que hoy ofreció un adelanto de esta muestra de "ciencia ficción".

Las ilustraciones, que se exhibirán en la nueva galería "Londres Moderno" del museo de la ciudad, muestran una urbe profundamente transformada por las consecuencias derivadas del calentamiento del planeta, en la que sólo sus lugares emblemáticos son reconocibles.

El Palacio de Buckingham sigue siendo el Palacio de Buckingham, pero la amplia avenida que conduce hacia su entrada principal ya no está flanqueada únicamente por grandes banderas británicas, sino también por grandes turbinas de energía eólica.

Trafalgar Square también sigue siendo plenamente reconocible por sus anuncios luminosos, aunque ya no es visitada por miles de turistas porque una inundación la ha dejado completamente anegada y sólo las turbinas eólicas resisten, rodeadas de nenúfares.

Con un aire al mundo del futuro de la película "Blade Runner", se incluye también una recreación desde el aire de la City londinense, el mayor centro financiero de Europa, en la que para el futuro cercano se presenta un Londres centrado en producir energía limpia.

Surgen plantas de energía solar en lugar de la centrales eléctricas, paneles solares y eólicos omnipresentes en las azoteas de los edificios, una red elevada de transporte para trayectos cortos pensada para evitar las frecuentes crecidas del Támesis y explotaciones agrícolas construidas en plena urbe.

Para el futuro más lejano, se imaginan naves de transporte aéreo para largas distancias que utilizan un combustible de gases ultraligeros y escasamente contaminantes, ciudades geodésicas flotantes, un sistema de iluminación urbana inteligente, anuncios comerciales y personales holográficos en el cielo y lanzaderas espaciales a modo de "puente aéreo" para trasladarse a la Luna.

Elizabeth Scott, portavoz del Museo de Londres, expresó su satisfacción por contar con imágenes "de tanta calidad y con tanta imaginación" y destacó que la exposición "permitirá a nuestros visitantes anticipar las nuevas perspectivas y posibilidades para el futuro de Londres".