Público
Público

Arranca la campaña electoral para los primeros comicios de la era pos Mubarak

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La cuenta atrás para los que se espera que sean los primeros comicios democráticos en la historia de Egipto comenzó hoy con el inicio oficial de una campaña electoral inédita para elegir al Parlamento del que saldrá una nueva Constitución.

El juez miembro de la Comisión Suprema Electoral Yusri Abdelkarim dijo a Efe que un total de 59 partidos y coaliciones políticas se presentan a la votación, todo un hito en este país gobernado durante décadas por el extinto Partido Nacional Democrático, del expresidente Hosni Mubarak.

Abdelkarim agregó que los preparativos de la votación para elegir los 498 escaños de la Asamblea del Pueblo (cámara baja) y los 270 de la Shura (cámara alta) se desarrollan sin problemas.

"Las elecciones van a celebrarse en buenas condiciones, aunque como precaución para garantizar la tranquilidad de los comicios habrá 48 horas de reflexión" antes de su comienzo, el próximo día 28, explicó.

Unas 54.000 comisiones electorales repartidas por todo el territorio egipcio se encargarán de velar por la legalidad de un proceso complejo, en el que, además de la campaña electoral, supervisarán los comicios para cada una de las cámaras, que se desarrollarán en tres rondas de dos vueltas cada una.

El número definitivo de candidatos para la Asamblea del Pueblo es de 7.181, de los que 6.591 compiten por los asientos reservados a independientes -un tercio de la cámara- y 590 por los de los partidos, mientras que a la Shura se postulan 2.308 aspirantes, 2.036 individualmente y 272 en grupos políticos.

Pese al derrocamiento de Mubarak, el pasado 11 de febrero, y a que estos deberían ser los primeros comicios democráticos de la historia del país, se alzan las voces críticas con la forma en que está gestionando el proceso la junta militar que gobierna Egipto.

El responsable de Operaciones del Partido de los Egipcios Libres (liberal), Walid Daudi, se quejó en declaraciones a Efe de que "las condiciones no son óptimas para unas elecciones".

"Hacer un partido político en seis meses es una barbaridad -sentenció Daudi-. Además, nos han impuesto un calendario que no queríamos, todos pedíamos una Constitución primero y luego elecciones".

A ello se suman, según Daudi, cuestiones técnicas aún confusas, como las 48 horas de reflexión antes de la votación, ya que al celebrarse las elecciones en tres etapas, cada una en provincias distintas, no se sabe si la prohibición de hacer campaña dos días antes será en todo el país o solo en los lugares en los que se vaya a votar.

Sea como fuere, la coalición laica liberal en la que está integrado el partido de Daudi, llamada Bloque Egipcio, se enfrenta al reto de contrarrestar la gran influencia de los Hermanos Musulmanes, que, a través de su Partido Libertad y Justicia, parten como favoritos dentro de la plataforma Alianza Democrática de Egipto.

Las otras dos grandes coaliciones son la salafista formada por partidos como Al Fadila (la Virtud) o Al Nur (la Luz) y el izquierdista Bloque de la Revolución Permanente, con formaciones como la Coalición Popular o la Coalición Egipcia.

Los eslóganes religiosos están prohibidos durante la campaña electoral, en la que el partido de los Hermanos Musulmanes empleará métodos tradicionales y nuevos, como internet, para llegar al público.

La candidata del Partido Libertad y Justicia Manal Abu al Hasan dijo a Efe que su partido "no es religioso, pero llama al establecimiento de un estado civil con referencia islámica", e insistió en que su formación ha optado por el lema "Llevamos el bien a Egipto", sin alusiones religiosas.

Creados en 1928 e ilegalizados en 1954, los Hermanos Musulmanes cuentan también con la ventaja de ser ya conocidos en Egipto, donde han surgido un gran número de nuevos partidos como el salafista Reforma y Renacimiento.

En declaraciones a Efe, el fundador de esta última formación, Hisham Mustafa Abdelaziz, quitó importancia al hecho de ser desconocidos, ya que llevan desarrollando actividades desde hace tiempo.

"Nuestra campaña la empezamos hace quince años a través del desarrollo social. Hemos prestado muchos servicios a la gente, hemos reformado calles en algunas provincias, proyectos pequeños para los jóvenes, etc. Nuestra campaña va a ser una muestra de los esfuerzos hechos en el pasado", adelantó.

Laicos o confesionales, los ganadores en la votación tendrán que formar un Parlamento encargado de nombrar un comité de 100 expertos para redactar una nueva Constitución, que deberá someterse a referéndum antes de celebrar elecciones presidenciales.