Público
Público

Arrecian los ataques de la oposición nicaragüense contra Zelaya y Ortega

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El depuesto presidente hondureño, Manuel Zelaya, continúa en el norte de Nicaragua organizando su regreso a Honduras, mientras arrecian los ataques de la oposición contra el gobernante nicaragüense, Daniel Ortega, por permitir las actividades del derrocado mandatario en la frontera.

"Es imperativo señalar que no se abona a la solución de la crisis hondureña prestando nuestro territorio para crear y organizar fuerzas irregulares en el norte de Nicaragua", dijo hoy el líder opositor liberal Eduardo Montealegre, en referencia a las actividades de Zelaya en el fronterizo municipio de Ocotal.

El líder del Movimiento Vamos con Eduardo y de la Bancada Democrática Nicaragüense (BDN) instó a solicitar a Zelaya "que cese sus actividades irregulares en el norte" nicaragüense y que "fuerzas de choque del presidente Daniel Ortega e infiltrados desde Honduras dejen de interrumpir el tráfico en las carreteras".

Montealegre, quien regresó hoy a Managua tras viajar ayer martes a Honduras, dijo que en Tegucigalpa se reunió con magistrados de la Corte Suprema, con cinco jefes de bancadas parlamentarias y otros líderes del Congreso, con el nuevo gobernante Roberto Micheletti y con representantes del sector privado de Honduras, para obtener su versión de lo que ha sucedido en ese país.

El líder liberal disidente dijo que también viajó a Honduras para buscar una solución para destrabar las barricadas montadas en la frontera común de ambos países, que está entorpeciendo el comercio y el tráfico internacional de vehículos en esa zona.

"Lo que vive hoy Honduras también es producto de las violaciones constitucionales de (Manuel) Zelaya y el intervencionismo e injerencia del (presidente de Venezuela Hugo) Chávez, lo que ha llevado a Honduras a condiciones extremas, donde se cometieron errores", dijo Montealegre en alusión al golpe de Estado ocurrido en ese país el 28 de junio pasado.

Montealegre dijo que cinco diputados de la BDN que ayer no pudieron llegar hasta el lugar donde se encuentra Zelaya para entregarle una carta y dialogar con él, porque seguidores de Ortega lo impidieron tras bloquear la carretera, harán otros intentos para reunirse con el depuesto mandatario.

El líder opositor aseguró que si Zeleya, quien los últimos días estuvo en una finca de los cerros cercanos a Ocotal, reaparece, lo buscarán "ya sea por aire, tierra o por agua a través del Río Coco", para entregarle la carta en la que se quejan de sus actividades en suelo nicaragüense.

Agregó que continuarán efectuando gestiones para que la Asamblea Nacional de Nicaragua apruebe una resolución de la BDN, grupo integrado por 17 diputados, para exigir la expulsión de Zelaya.

La propuesta también demandará una investigación al Gobierno de Ortega "por inmiscuirse en asuntos de otro país".

"Vamos a pedir al Partido Liberal Constitucionalista (PLC) y otras bancadas que respalden esta iniciativa para buscar solución a la crisis hondureña por medios pacíficos y no violentos", dijo Montealegre.

El portavoz del PLC, Leonel Teller, a su vez, informó hoy en un comunicado de la "enérgica condena" de su partido a "la actitud insensata, las acciones imprudentes y las declaraciones irresponsables del señor José Manuel Zelaya".

El PLC, que lidera el ex presidente Arnoldo Alemán (1997-2002), pidió a los presidentes Ortega y Hugo Chávez, así como al depuesto mandatario hondureño, respetar "el principio constitucional de que Nicaragua fundamenta sus relaciones internacionales en la amistad y la solidaridad entre los pueblos y la reciprocidad entre los Estados".

Zelaya, por su lado, anunció hoy que se reunirá en el municipio nicaragüense de Ocotal con funcionarios del Gobierno de Nicaragua y representantes del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), de quienes espera, dijo, "solidaridad" con sus seguidores.