Público
Público

Arrestado en Marbella uno de los criminales más buscados por el FBI

Julian Tzolov está acusado de vender mil millones de dólares en bonos fraudulentos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un ex agente estadounidense de bolsa de Credit Suisse Securities, prófugo al que EEUU acusa de vender fraudulentamente bonos valorado en más de mil millones de dólares, ha sido capturado en Marbella por la policía española,  donde se ocultaba tras su desaparición en mayo pocas semanas antes del inicio del juicio en su contra en el Tribunal Federal de Brooklyn.

La Fiscalía federal en el distrito neoyorquino de Brooklyn informó del arresto del ex corredor de bolsa, Julian Tzolov, en una escueta carta al juez federal encargado del caso, Jack Weinstein, que el próximo lunes iba a empezar el juicio contra el supuesto cómplice del prófugo, Eric Butler.

El juez Weinstein convocó una vista el jueves para analizar la posibilidad de posponer el juicio a Butler y esperar a la extradción de Tzolov, que puede tardar meses, agregaron las mismas fuentes.

Los dos ex corredores de bolsa afrontan diversos cargos por la transacción fraudulenta de bonos con interés subastable (ARS, por sus siglas en inglés) con el objetivo de obtener comisiones más elevadas.

La Comisión del Mercado de Valores (SEC) de Estados Unidos, por su parte, también tiene abierta una demanda civil contra los mismos ex agentes de bolsa, que realizaron compras de activos respaldados por hipotecas sin contar con la autorización de sus clientes.

Los acusados vendieron ARS (auction-rate securities) respaldados por hipotecas a clientes del banco Credit Suisse que habían solicitado adquirir ese tipo de activos, pero con préstamos estudiantiles como colateral, según la fiscalía.

Tzolov y Butler, que trabajaron para ese banco hasta septiembre de 2007, camuflaron el carácter de sus operaciones falsificando la denominación de los activos que adquirían los clientes y con ello aparentaban que atendían sus órdenes, de acuerdo a la misma fuente.

Desde noviembre de 2004, esos agentes promocionaron entre clientes corporativos de Credit Suisse las ventajas que suponía invertir en ARS respaldados por préstamos estudiantiles, que suelen estar garantizados por el Departamento de Educación de EEUU.

Ambos alegaban que ese tipo de inversión entrañaba un bajo riesgo, que el mercado para esos activos era muy líquido y que había mínimas posibilidades de que fallara, dado el respaldo del Gobierno federal, lo que convenció a algunos para ir adelante con las adquisiciones.

Sin embargo, sin el conocimiento de los clientes, los acusados comenzaron a adquirir obligaciones de deuda colateral respaldada por hipotecas (CDO, en inglés), que en ocasiones se negocian de forma similar a los ARS pero que, al implicar mayor riesgo, ofrecen más rentabilidad al cliente y mejores comisiones a los intermediaris.

Para ocultar esas operaciones, Tzolov y Butler, o sus ayudantes, enviaban correos electrónicos a los clientes en los que falsificaban las denominaciones de los activos adquiridos y les hacían creer que habían seguido sus órdenes de compra.