Público
Público

"El arte es el arma más fuerte para asustar al poder"

Domínguez estará el jueves en la redacción de Público.es: Envía tu pregunta

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cometió su primer 'acto de desobediencia civil electrónica' cuando apenas tenía unos años y tiró leche caliente encima de un televisor que, claro, explotó. Hijo de inmigrantes mexicanos, Ricardo Domínguez (Las Vegas, 1959) es ahora una referencia en activismo social en la Red, profesor de hacktivismo en la Universidad de San Diego. Da esta semana un taller de NetArt en el Círculo de Bellas Artes de Madrid.

8 ¿Qué es el hacktivismo?

Es un método para crear un encuentro entre una red social en Internet, la gente de la calle y el arte que vemos en los museos.

7 ¿Por ejemplo?

Trabajo con poetas e informáticos sobre cómo ayudar a los inmigrantes que mueren en el desierto de EEUU al cruzar la frontera con México. Gracias a un teléfono GPS, podemos mandar informaciones, escritas con poemas, a esta gente. Ya hemos expuesto este proyecto en galerías.

6 ¿No teme problemas con la policía?

No es un proyecto político, no queremos resolver el problema. Se trata de salvar vidas de manera poética.

5 ¿Cómo podemos utilizar Internet para luchar contra el poder?

Si usted da al botón refrescar de la página web de la Casa Blanca, por ejemplo, el webmaster no hace nada. Pero si somos millones al mismo tiempo, la página se colapsa. O ¿qué pasa si se pone la palabra democracia en el buscador de la web del Gobierno de México? 'No hay democracia', responde. Las autoridades se enojan. Hasta el Pentágono nos llamó cyberterroristas.

4 ¿Y se considera un terrorista? ¿Un hacker?

No soy ni hacker ni cracker. Somos individuos que usan el arte como matriz de desobedencia civil electrónica no violenta. No es nada ilegal. El arte es el arma más potente para asustar el poder, porque no puede responder.

3 ¿Intentaron prohibir sus actividades?

¡La poesía no es ilegal! El asunto es decir a las autoridades, a los gobiernos, lo que hacen mal.

2 Diez años después de Seattle y en plena crisis, ¿cree en el movimiento altermundialista?

Claro, aunque lo que tenemos que hacer ahora es pensar en lo que queremos. En lugar de decir no a todo y provocar disturbios, hay que definir lo que proponemos. Por si ganamos.

1 ¿Vencerá?

¡Sí!