Público
Público

Artur Mas admite en 'Vanity Fair' que de joven fumó porros y se emborrachó

Reconoce, incluso, que ha viajado de mochilero  y que tiene sentido del humor, "aunque no lo parezca"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente de CiU se ha mostrado más cercano de lo habitual con la entrevista que ha concedido.

Artur Mas, ha explicado en una entrevista para la revista 'Vanity Fair' que, en sus años de estudiante universitario, llegó a emborracharse varias veces y fumó 'algún porro', y ha prometido que si pierde las elecciones catalanas dejará paso a 'otra alternativa' en CDC.

En la entrevista, realizada durante las vacaciones de verano, Mas matiza su estereotipo de persona sosa, que nunca se despeina y que jamás ha roto un plato: 'Me he divertido mucho, tengo sentido del humor. Aunque no lo parezca he viajado de mochilero, e incluso me he emborrachado varias veces y fumé algún porro en la época de la universidad', explica.

El líder de Ciu también habla de sus expectativas de cara a las elecciones del 28 de noviembre y se muestra convencido de sus posibilidades de victoria, aunque reconoce que si pierde en las urnas 'dejaría paso a otra alternativa' dentro de su propio partido.

'En el momento en el que yo mismo piense que soy un problema, daré un paso atrás', señala, que también carga contra la fórmula de gobierno de coalición entre PSC, ERC e ICV-EUiA, de la que ha responsabilizado al actual presidente catalán, José Montilla. 'Ha parido una criatura diabólica que se lo ha comido, que es el tripartito. Pensaron que el segundo tripartito sería más serio y pondría orden, pero ha acabado como el rosario de la aurora', remarca.

También alude al distanciamiento entre Cataluña y España: 'Hace muchos siglos que Cataluña es vista en España como un territorio distinto e insolidario. Distinto porque hablamos otra lengua'.

Y continúa, '[Dsitinto] e insolidario porque esa imagen del catalán trabajador, laborioso, emprendedor y productivo que se ha forjado a lo largo de los siglos se percibe con envidia, y esa envidia se transforma en no aceptación con argumentos como 'vosotros sois más ricos y encima os lo queréis quedar todo'. Pero eso no es verdad. La gente que manda en España acepta muy difícilmente la diferencia y entiende mucho más la asimilación, como todo ex imperio. Centrifuga', afirma.