Público
Público

El arzobispo de Sevilla pide disculpas a los sindicatos

Asenjo asegura comprender los motivos por los que se convoca la huelga

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Después de desatar la tormenta, el arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo, quiso hacer un llamamiento a la calma. Tras poner en evidencia a la delegación de Pastoral Obrera de su diócesis, que había decidido secundar la huelga general, Asenjo mantuvo ayer un encuentro con los secretarios provinciales de CCOO, Alfonso Vidán, y de UGT, Juan Antonio Gilabert, a quienes pidió disculpas por el comunicado emitido el día anterior, en el que subrayaba que la Iglesia sevillana no podía secundar la huelga puesto que 'la Archidiócesis no se identifica con opciones políticas concretas'.

Durante la reunión, Asenjo comunicó a los representantes sindicales que comprendía los motivos por los que habían convocado la huelga, mostrando su preocupación por las personas sin recursos. El prelado también reconoció no haber usado 'la terminología correcta', al vincular a las organizaciones sindicales con partidos políticos.


Hasta la fecha, la Conferencia Episcopal no secundará la movilización, pese a que el Compendio de Doctrina Social de la Iglesia sí la avala. El único prelado que, hasta la fecha, ha hecho suyas las doctrinas de la institución ha sido el arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz. Durante un encuentro con los responsables de CCOO y UGT de Asturias, Sanz Montes recordó que 'la huelga, según la doctrina social de la Iglesia, es moralmente legítima cuando es un recurso inevitable para conseguir un beneficio proporcionado en relación al bien común'.

Del mismo modo, el prelado constató la preocupación de la Iglesia ante 'las consecuencias que la falta de trabajo y el deterioro del mundo de las relaciones laborales tienen de manera directa sobre los trabajadores y sus familias, especialmente sobre los jóvenes y los pensionistas'. A su vez, recordó el papel que instituciones como Cáritas están llevando a cabo para frenar los efectos de la crisis entre los más desfavorecidos.

El secretario general de UGT, Cándido Méndez, volvió a recurrir a la crítica de la reforma del mercado de trabajo para alentar a secundar el paro general del 29 de septiembre. Ayer, en Bilbao, donde participó en una manifestación para denunciar los recortes laborales, advirtió al Gobierno de que 'o rectifica la reforma laboral o lo rectifican'.

Su homónimo en CCOO, Ignacio Férnandez Toxo, destacó también desde la capital vizcaína el carácter 'preventivo' del paro general ante la 'lesiva' reforma de pensiones anunciada por Zapatero y adelantó que su sindicato no aceptará el retraso obligatorio de la edad de jubilación (a los 67 años) 'se pongan como se pongan'.

Por su parte, el sindicato mayoritario de los taxistas españoles, la Unión Nacional del Taxi, anunció ayer que no apoyará el paro y pidió respeto para los profesionales que quieran trabajar ese día.