Público
Público

El asalto del PP a RTVE cumple un año con el Consejo de Informativos en el punto de mira

El sábado se cumplen 365 días del decreto que dinamitó el consenso en la Corporación. Desde entonces, el Partido Popular ha copado los puestos de poder con "su gente de confianza" excepto en el Consejo de Informa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Como un elefante en una cacharrería. Pocas veces las expresiones de la cultura popular se ajustan tan bien al caso que se quiere describir como en este: el asalto a RTVE que el Partido Popular protagonizó hace el sábado un año. El 20 de abril de 2012 Soraya Sáenz de Santamaría compareció ante los medios tras la reunión del Consejo de Ministros para anunciar un cambio legislativo fundamental en la Ley de Radio y la Televisión de Titularidad Estatal de 2006: el Gobierno podía nombrar al presidente de la Corporación por mayoría absoluta. La necesidad del consenso saltaba por los aires. Poco después lo haría el propio director de informativos, Fran Llorente, junto a figuras emblemáticas de la última etapa de la televisión pública como Ana Pastor o Juan Ramón Lucas.

364 días después de aquella rueda de prensa de la vicepresidenta del Gobierno los hombres de confianza del partido del Gobierno han copado todos los órganos de poder de la casa. De hecho, Leopoldo González-Echenique, presidente de RTVE, necesitó sólo veinte minutos de su mandato para cesar a Fran Llorente. El consejo de administración fue desvirtuado hasta dejar su papel en el de mera comparsa, los sindicatos fueron expulsados del máximo órgano de dirección de la Corporación y el consejo asesor no volvió a ser convocado.

Sin embargo, la tranquilidad no es plena. Del control absoluto pretendido se escapa un órgano: el Consejo de Informativos, el órgano de representación de los trabajadores cuyos miembros son elegidos de manera democrática por ellos mismos. La sospecha en la redacción de que ahora también van a por él se ha trasformado en evidencia desde que Cecilia Gómez, exsubdirectora de gestión de informativos de TVE, enviara por error un documento al propio Consejo de Informativos en el que se descalificaba a sus miembros, se elaboraba una especie de 'lista negra' de trabajadores dependiendo de su supuesta ideología y se les acusaba de amañar las elecciones al Consejo.

El Consejo de Informativos ha pedido explicaciones a RTVE por el documento filtrado por error 

“Es evidente que van a por el Consejo de Informativos. Lo reconocen en el propio documento que Cecilia Gómez envió por error al órgano y cuya destinatario era 'Charo' [presumiblemente Rosario López Miralles, miembro del Consejo de Administración de RTVE a propuesta del PP]. El informe viene a decir algo así como 'no hemos podido controlar a la redacción, han elegido a la gente que no controlamos y esa gente no es válida”, explica a Público un trabajador de la Corporación conocedor del funcionamiento interno de la casa.

El email enviado por error no es la única evidencia para los trabajadores de que el Consejo de Informativos está en el punto de mira del partido que sustenta al Gobierno. En diciembre, cuando se preparaban las elecciones al órgano de representación de los trabajadores, la dirección de informativos de TVE trató de desnaturalizar el órgano ampliando el derecho a voto en las elecciones a “prácticamente todos los trabajadores de la Corporación”.

“El objetivo entonces ya era debilitar al máximo el órgano de representación de los trabajadores. Quisieron incluir en el censo a trabajadores que no tenían nada que ver con la información y que, en teoría, no participarían en las elecciones. De esta manera, el grado de participación sería mínimo y su función quedaría deslegitimada bajo la excusa de que sólo representan a un porcentaje muy bajo de los profesionales”, explica a Público Rafael Díaz, extrabajador de RTVE y miembro de la comisión redactora del Estatuto de la Información de la Corporación.

Finalmente, el censo fue ampliado en 350 electores, y el intento de la dirección de desvirtuar el Consejo de Informativos consiguió un efecto contrario: movilizar a los trabajadores para concurrir a las elecciones. “El tiro les salió por la culata y no consiguieron los resultados esperados en esas elecciones, por lo que su estrategia después de las mismas se ha basado en tratar de deslegitimar a los trabajadores elegidos bajo los argumentos de siempre: este es del 'comando Rubalcaba', este otro obedece órdenes de un sindicato, etc. La prueba es el documento incluido en el email”, añade Díaz.

Las descalificaciones recibidas por parte de algunos miembros del Consejo de Informativos y de la redacción de los servicios informativos de la casa ha provocado la reacción de un órgano caracterizado por su prudencia. En la tarde de ayer, el Consejo reclamó al presidente de la Corporación RTVE, al Consejo de Administración y al director de los servicios informativos de TVE  “la apertura inmediata de una investigación oficial” sobre el documento que Cecilia Gómez envió por error y que incluía las descalificaciones y acusaciones de manipulación electoral.

El Consejo exige la 'apertura inmediata de una investigación oficial'

Asimismo, los profesionales de RTVE exigen a través de un comunicado que tanto el Consejo de Administración, como la dirección de informativos aclaren si la elaboración de “este tipo de informes de carácter ideológico” es práctica habitual por parte de cargos directivos; si informes como el comentado ha influido en “nombramientos, destituciones u otros aspectos de ámbito laboral”; o si el consejo de administración era sabedor de la existencia de este informe y “aprobaban esta forma de proceder”.

El intento de deslegitimar el Consejo de Informativos no es casual. Cuando Julio Somoano fue nombrado nuevo director de los servicios informativos de la televisión pública, los trabajadores de los informativos de la cadena pública con derecho a voto en el Consejo de Informativos rechazaron su nombramiento por una aplastante mayoría (el 70,97% de los votantes votó en contra del nombramiento de Somoano). Meses después, el Consejo de informativos de TVE reprochó a la actual dirección haber dado prioridad al Partido Popular frente a otras formaciones políticas que habían obtenido mejor resultado en las elecciones autonómicas de Catalunya y Euskadi.

El órgano rechazó el nombramiento de Somoano con un 71% de los votos

“Es un órgano de contrapoder que cuando ellos abandonaron el Gobierno no existía y al que no están acostumbrados. Esto de que los trabajadores puedan reprobarte y criticar su manera de hacer las cosas todavía no han terminado de entenderlo”, señalan a Público fuentes de los trabajadores, que rememoran la entrada del Partido Popular en el gobierno en 1996.

No obstante, el germen del Consejo sí nació con el Partido Popular en el Gobierno. En el año 2002 se creó en la televisión pública un comité antimanipulación que adquirió la forma en 2003 de consejo provisional de informativos. “Antes eran movimientos que se movían en la alegalidad. Ahora, gracias al Estatuto de la Información, sí tienen respaldo institucional y la dirección tiene la obligación de escucharlos”, concluye Díaz, que destaca que los intentos partidistas 'colocar a los suyos' no cesarán hasta que se establezcan de manera concreta los criterios de acceso a las distintas categorías profesionales.

Más allá de la confrontación con el Consejo de Informativos, las fuentes consultadas por Público resaltan que lo peor de este año no ha estado tanto en los “intentos de manipulación” y sí en la “pérdida de calidad” de la información en la televisión pública. “Se destituyó a la práctica totalidad de los directivos y los reemplazos no han estado a la altura. Los desayunos de TVE son peores, los telediarios son peores e Informe Semanal es mucho peor y encima está muy manipulado”, critica un trabajador de la casa conocedor del funcionamiento interno.

La pérdida de calidad criticada se ve reflejada en la audiencia. El deterioro de la audiencia acumulado desde la salida de Llorente de la dirección de informativos llevó a La 1 a perder en febrero la hegemonía absoluta de los informativos. Tras 65 meses, la cadena pública cedió el liderazgo a Telecinco, que consiguió 71.000 espectadores más en la ponderación de las dos ediciones de mediodía y noche. No obstante, La 1 recuperó por la mínima el liderazgo en el mes de marzo, con el mismo dato que en febrero, debido a la bajada de audiencia de los informativos de Telecinco.