Público
Público

La Asamblea de la ONU reunirá a un centenar de jefes de Estado en intensa actividad diplomática

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Asamblea General de la ONU, que inicia sus debates públicos este martes, reunirá a un centenar de jefes de Estado o de Gobierno que se centrarán en evaluar los avances en desarrollo y lucha contra la pobreza, al tiempo que aprovecharán para intensificar sus relaciones bilaterales.

En la 63 Asamblea General de Naciones Unidas, inaugurada el pasado martes, se verán las caras por última vez presidentes antagonistas como el de EEUU e Irán, pues George W. Bush, en la recta final de su segundo mandato, hará probablemente su despedida del escenario multilateral.

El nuevo presidente de la Asamblea, el sacerdote y ex canciller nicaragüense Miguel D'Escoto, ya adelantó esta semana que en este periodo de sesiones buscaría la "democratización de las Naciones Unidas".

El ex canciller sandinista aseguró que "la falta de democracia" en el organismo internacional es una de las "causas profundas" de "problemas acuciantes" como el hambre, la pobreza, la violencia y la desigualdad.

Bajo la presidencia de D'Escoto, abrirá los debates el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y a continuación el primer país en dirigirse a la Asamblea, como ya es tradicional, será Brasil, con su presidente, Luiz Inácio Lula da Silva, seguido por EEUU y Bush, y Francia y Nicolas Sarkozy.

Brasil ya ha avanzado que en ese foro defenderá el multilateralismo, la reforma del Consejo de Seguridad y el uso de los biocombustibles, además de su compromiso con las fuentes de energía renovables.

El martes se dirigirán también a la Asamblea Nicaragua, Argentina, Irán, Panamá, Bolivia o Georgia, al día siguiente lo harán Paraguay, Chile, República Dominicana, México, Honduras, El Salvador, Colombia, Guatemala o Costa Rica, y el jueves lo harán España, Japón y Canadá, entre otros.

Aunque la ocasión que brinda la Asamblea General de la ONU a los mandatarios de reunirse e intensificar lazos es única, también suele ser escenario de duros enfrentamientos y cruces de acusaciones entre dirigentes de países antagonistas, como suele ser el caso de Bush y los líderes de Irán, Mahmud Ahmadineyad, y Venezuela, Hugo Chávez, que en esta ocasión no ha confirmado su presencia.

Además de los debates de ese foro, la ONU ha preparado también otras reuniones de alto nivel que se dedicarán a Africa y a la evaluación de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), en un momento en que están en el ecuador de su fecha, 2015.

La actual crisis financiera internacional y sus repercusiones en el mundo desarrollado y en desarrollo será con toda probabilidad otro de los asuntos a abordar por los mandatarios, aunque no figure formalmente en ninguna de las reuniones.

En paralelo, los países latinoamericanos aprovecharán para tener alguna reunión, como la informal prevista para el 24 de septiembre de los jefes de Estado de la Unión de Naciones Sudamericanas (UNASUR), integrada por Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Chile, Ecuador, Guayana, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela.

La situación de otras regiones como la de Oriente Medio también formará parte de los debates y así los ministros de Exteriores de los integrantes del Cuarteto (EEUU, ONU, Unión Europea y Rusia) se reunirán con su representante para la zona, el ex primer ministro británico Tony Blair.

Durante la próxima semana, Nueva York se convertirá como cada año en la ciudad con más presidentes, ministros, diplomáticos, reuniones y seguridad del mundo, pues además de los encuentros políticos, muchos de los mandatarios asistirán a reuniones con inversionistas y empresarios.

Además, el ex presidente de EEUU Bill Clinton celebrará del 23 al 26 de septiembre la reunión anual de la iniciativa global que lleva su nombre y que reunirá además de a los candidatos demócrata y republicano a la Casa Blanca, Barack Obama y John McCain respectivamente, a otras personalidades, incluidos presidentes y primeros ministros, y cantantes como Bob Geldof o Bono.