Público
Público

Asciende a 74 el número de muertos en los atentados en Kampala

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Asciende a 74 el número de muertos en los atentados perpetrados anoche en Kampala con bombas que explotaron entre personas que veían por televisión la final del Mundial de Fútbol 2010, confirmó hoy el gobierno de Uganda, que ha decretado una semana de duelo nacional.

La cifra oficial de víctimas mortales fue confirmada a los medios de comunicación por el ministro del Interior ugandés, Matia Kasaija, después de que una decena más de personas ingresadas en hospitales de esta capital fallecieran a causa de las graves heridas recibidas en los atentados.

Las bombas hicieron explosión en un club de rugby y en un restaurante de comida etíope, en donde los congregados veían el partido que España ganó a Holanda (1-0) en pantallas gigantes de televisión.

El presidente ugandés, Youeri Museveni, visitó las escenas de los ataques, el Club de rugby Kyadodondo, en la localidad de Lugogo y el Restaurante y Bar Villa Etiopía, en el suburbio Kabalagala de esta capital, como así también el hospital Mulago, donde fue ingresada la mayoría de los heridos.

"Uganda no se doblegará ante estos cobardes ataques", afirmó Museveni, quien añadió "Por qué atacaron a hinchas de fútbol que miraban un partido?.. si querían atacar hubieran atacado al Ejército".

La milicia islamista somalí Al Shabab, vinculada a Al Qaeda, es la principal sospechosa de los atentados pero su autoría no ha sido ratificada fehacientemente pues hay versiones contradictorias de sus propios portavoces, algunos de los cuales adjudican al grupo los ataques mientras otros, si bien se congratulan por los mismos, niegan su participación.

"No hablaré de quien es responsable, pero puedo decir que estoy 'caminando en las nubes' de alegría y que el próximo punto sangriento será Buyumbura (la capital de Burundi)", dijo por teléfono a Efe uno de los máximos líderes militares de Al-Shabab, Sheikh Yusuf Hagi Essa Ahmed, conocido también como "Kabakudukade".

Uganda y Burundi aportan tropas a la Misión de la Unión Africana en Somalia (AMISOM) en apoyo del Gobierno Federal de Transición (FTG) somalí, que cuenta con el respaldo de la comunidad internacional y al que Al Shabab intenta derrocar.

Museveni no se refirió directamente a cuál será su decisión política acerca de la continuación del despliegue militar ugandés en Somalia, pero varios ministros de su gabinete declararon que las tropas ugandesas continuarán apoyando "el esfuerzo de paz" en aquel país del Cuerno de África.

Por su parte, el jefe de la Policía ugandesa, Kale Kayihura, señaló en rueda de prensa que las medidas de seguridad han sido reforzadas en todo el país y divulgó una guía de precauciones para la población en general y los operadores de lugares públicos en particular.

Según Kayihura, entre los muertos hay un estadounidense, un irlandés, un asiático y once etíopes o eritreos, mientras que 34 cadáveres han quedado muy mutilados y no han sido identificados todavía, y el resto son ciudadanos ugandeses.

Algunas versiones señalan que se habría recuperado un cadáver decapitado, que se sospecha es de un terrorista suicida, pero las mismas no han sido confirmadas oficialmente.