Público
Público

Ascienden a 62 los muertos y a casi 800 los heridos en los choques étnicos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Al menos 62 personas han muerto y casi 800 han resultado heridas en los enfrentamientos entre kirguises y uzbekos que tienen lugar desde hace dos días en Osh, ciudad en el sur de Kirguizistán, informaron hoy las autoridades de esa antigua república soviética en Asia Central.

Las nuevas cifras de víctimas fueron ofrecidas por la oficina de prensa desde el ministerio de Sanidad kirguís, informó desde Biskek la agencia rusa Interfax.

De acuerdo con los últimos datos de esa cartera, desde el comienzo de los choques en Osh y sus alrededores un total de 790 personas han solicitado atención médica, de las cuales 403 tuvieron que ser hospitalizadas.

Según representantes de la minoría uzbeka residente en Kirguizistán citados por la agencia digital kirguís 24.kg, la mayoría abrumadora de las víctimas mortales pertenece a esa comunidad.

La presidenta interina de Kirguizistán, Rosa Otunbáyeva, anunció hoy que ha solicitado a Rusia en envío de fuerzas de paz para controlar la situación en Osh.

"Necesitamos el envío de fuerzas militares de otros países. Hemos solicitado ayuda a Rusia. Ya he firmado una carta en ese sentido dirigida al presidente de la Federación Rusa, Dmitri Medvédev", dijo Otunbáyeva, citada por la agencia oficial rusa Itar-Tass.

Agregó que las autoridades kirguises están dispuestas a comenzar en cualquier momento las conversaciones con Rusia sobre su misión de paz en Osh.

"Ahora estamos esperando la respuesta de Rusia", dijo Otunbáyeva, quien expresó su esperanza de que las autoridades rusas accederán a la petición de Kirguizistán.

La presidente interina recalcó que el país necesita de otras fuerzas militares para controlar la situación.

"Si anteayer necesitábamos medios especiales para disolver a los parte envueltas en los enfrentamientos, ayer la situación se desbordó", admitió.

Además, Otunbáyeva anunció la apertura unilateral de su frontera con Uzbekistán para el paso de ancianos, mujeres y niños, al vecino país, y añadió que esta medida ha sido recibida con comprensión por las autoridades uzbekas.