Público
Público

Aseguran que el Papa ha levantado la excomunión a los obispos lefebvrianos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El papa Benedicto XVI ha decidido levantar la excomunión a los cuatro obispos consagrados por el fallecido arzobispo cismático Marcel Lefebvre en 1988, señalaron hoy varios medios de prensa italianos, que precisaron que el decreto será hecho público en los próximos días.

El Vaticano, de momento, no ha confirmado ni desmentido la noticia, que desde hace varios días circulaba en ambientes de la Santa Sede.

En 1988 fueron excomulgados Bernard Fellay, superior de la Fraternidad San Pío X, creada por Lefbvre; el español Alfonso de Gallareta, Tissier de Mallerais y Richard Williamson, junto a Lefebvre, que los ordenó contra la voluntad de Juan Pablo II, y el obispo brasileño De Castro Mayer, que participó en la ceremonia.

Tanto Lefbvre como De Castro Mayer fallecieron hace ya varios años.

El levantamiento de la excomunión, según el diario "Il Giornale", supone un "acto de gran magnanimidad" por parte de Benedicto XVI, deseoso de sanar una herida que tiene abierta la Iglesia Católica desde hace 21 años y se espera que los "lefbrevianos", como son llamados los seguidores del arzobispo cismático "sepan estar a la altura" y vuelvan a la plena comunión con el Vaticano.

El arzobispo francés Marcel Lefebvre (1905-1991) se opuso desde el primer momento a los vientos de renovación del Concilio Vaticano II y ya en las sesiones preparatorias, a las que asistía como miembro de la Comisión Central, expuso sus críticas.

Durante el desarrollo del concilio fundó el Caetus Internationalis Patrum, al que se adhirieron 450 obispos, para defender la ortodoxia de la Iglesia Católica contra la nueva teología.

Calificó de destructivas las reformas surgidas del Concilio Vaticano II y en 1968 fundó en Suiza la Fraternidad San Pío X.

En 1976 fue suspendido "a divinis" (no poder celebrar misa, ni administrar los sacramentos, ni predicar) por sus ordenaciones sacerdotales irregulares.

A pesar de las amonestaciones de Roma, primero del papa Pablo VI y después de Juan Pablo II, el francés siguió ordenando.

La gota que colmó el vaso fue el 30 de junio de 1988, cuando ordenó a los cuatro obispos. Dos días después, la Congregación para los Obispos emitió el decreto oficial de excomunión de Lefebvre y los cuatro obispos por él consagrados.

En los últimos años el Vaticano dio numerosos pasos para que los "lefebvrianos" volvieran al redil, entre ellos la recuperación, por parte de Benedicto XVI, de la misa en latín, en desuso desde que entró en vigor el Misal salido del Vaticano II.

El pasado año, Bernard Fellay rechazó volver al seno de la Iglesia Católica, pues antes -exigió- deberían levantarse las excomuniones, lo que parece ahora haber logrado.