Público
Público

Asesinan a un transexual envuelto en un escándalo en Italia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un transexual brasileño que se vio envuelto en un escándalo que provocó la renuncia del gobernador de centroizquierda de la región de Lazio, donde se ubica Roma, fue encontrado carbonizado el viernes en su casa.

La policía encontró el cuerpo después de un incendio en un piso situado en un sótano, ubicado en un barrio frecuentado por prostitutas transexuales. Fuentes judiciales indicaron que los magistrados estaban tratando su muerte como un asesinato.

Se esperaba que las pruebas forenses identificaran los restos como los del transexual conocido simplemente como Brenda, indicó la policía.

Brenda y otro transexual brasileño estaban en el centro de un caso que implicaba un chantaje al ex gobernador de Lazio Piero Marrazzo por parte de cuatro funcionarios de la policía, que lo grabaron en secreto teniendo relaciones sexuales y drogándose con uno de los transexuales.

Marrazzo, ex periodista de la emisora estatal RAI, que fue elegido gobernador en 2005, dejó su puesto cuando el caso salió a la luz en octubre. El político se refugió en un monasterio de las afueras de Roma.

De los cuatro policías arrestados por cargos de chantaje, uno fue liberado, otro se encuentra bajo arresto domiciliario y otros dos están en custodia.

Marrazzo reconoció que pagó a prostitutas y consumió cocaína. Sin embargo, no se enfrenta a cargos penales y tampoco fueron acusados los dos transexuales porque la prostitución no es un delito en Italia.

El abogado de Marrazzo, Luca Petrucci, dijo a periodistas que la muerte de Brenda es "realmente una noticia preocupante" y pidió protección policial para el otro transexual involucrado en el caso, conocido como Natalie.

Brenda había llamado a la policía 12 días atrás para denunciar un ataque callejero y el robo de su teléfono móvil.

"No puedo creer que la semana pasada esta persona fue atacada y robada y luego, unas pocas horas atrás, quemada hasta la muerte. Debemos encontrar qué hay detrás", dijo Petrucci, recordando un caso de principios de la década de 1990 en el que una banda de policías robaba y luego mataba a los testigos.