Público
Público

El asesino de Alabama anotó sus rencores en una lista

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El hombre de Alabama que tiroteó y mató a 10 personas, entre ellas a su madre, escribió una carta explicando cómo la asesinó y diciendo que se quitaría la vida, informaron las autoridades.

Michael McLendon mató el martes a su madre, abuela, un tío, dos primos y otras cinco personas, incluyendo una niña de 18 meses en un ataque que concluyó con su suicidio tras un tiroteo y una persecución automovilística en una carretera rural.

Las autoridades, que intentan descifrar qué llevó al hombre de 28 años a cometer el ataque, hallaron una lista de personas hacia las que sentía rencor, y el jueves encontraron más pruebas que indicaban sobre que en parte se sintió motivado por una venganza contra lo que percibió como desaires e injusticias.

"McLendon dejó una carta que está en poder de los investigadores, describiendo cómo asesinó a su madre y sus intenciones de quitarse la vida", dijo J. Christopher Murphy, director del Departamento de Seguridad Pública de Alabama.

McLendon, quien vivía con su madre, Lisa McLendon, acabó con la vida de la mujer en su casa antes de comenzar su masacre. También prendió fuego a la casa y mató a tiros a los perros de la familia.

"La carta describe cómo McLendon albergaba resentimiento hacia miembros de su familia debido a una disputa familiar", dijo Murphy en una conferencia de prensa en la capital del estado, Montgomery.

La carta también detalló una disputa con su familia respecto a una Biblia, indicó Murphy.

McLendon, que se autodefinía como una persona preocupada por la supervivencia ante una futura catástrofe, compró municiones el día antes de los asesinatos, señaló Murphy.

En su hogar, los detectives también hallaron una provisión de baterías, agua, un chaleco antibalas y otros equipamientos.

"El era un hombre muy infeliz. Fue sacado de las fuerzas del orden público. Fue expulsado de los marines. Acababa de renunciar a su trabajo. El sentía que su vida era un fracaso", dijo Gary McAliley, fiscal de distrito en Coffee County, donde comenzaron los asesinatos.

McLendon se armó con dos rifles militares de asalto, un revólver y una escopeta durante el tiroteo, que comenzó en Kinston, ubicado en el sudeste de Alabama. Más de 125 cartuchos se dispararon en el ataque.

Además de los miembros de su familia, McLendon también mató a la esposa de un subcomisario de policía y a su hija de 18 meses mientras visitaban a unos familiares.

El bebé de cuatro meses resultó herido junto a cinco personas más.

Otras tres personas, entre ellas un conductor en una gasolinera, murieron mientras McLendon conducía cerca de Samson, aparentemente disparando al azar.