Público
Público

El asesino de Oslo dice que organizó junto a "dos células" los ataques

Breivik se declara "no culpable" pese haber reconocido la autoría de los ataques

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Anders Behring Breivik ha comparecido por primera vez ante el el juez por el asesinato de 76 personas el pasado viernes en un doble ataque perpetrado en Oslo y la pequeña isla noruega de Utoya. La Corte decidió a media mañana que la primera vista, que duró poco más de una hora, se desarrollara a puerta cerrada por temas de seguridad pese a que el acusado había solicitado la presencia de la prensa.

A su llegada al juzgado, Breivik fue recibido por una masa de gente que zarandeó el coche policial y le llamaba traidor. Una vez tuvo al juez delante, el presunto autor del doble atentado aseguró que tiene 'otras dos células' en su organización, según ha informado el juez tras tomarle declaración y decretar su prisión preventiva.

El presunto autor, de 32 años y definido como un fundamentalista cristiano, islamófobo y ultraderechista, se ha declarado 'no culpable' pese haber reconocido la autoría de la matanza y asegurar que está preparado para pasar toda su vida en prisión. Brievik explicó además que su objetivo era 'castigar a la socialdemocracia' por 'importar' musulmanes. En los interrogatorios policiales, ya había definido su acción como 'atroz, pero necesaria'.

Una portavoz del juzgado de Oslo ha señalado en una comparecencia que 'el detenido aseguró ante el juez que necesitaba perpetrar estos atentados para salvar a Noruega y a Europa occidental de los musulmanes y del marxismo cultural'. En su declaración, Breivik añadió además que la matanza en Utoya buscaba 'limitar' las posibilidades futuras del Partido Laboral noruego de acceder al poder, así como mandar una 'señal fuerte' que 'no pueda malinterpretada'.

pensaba declararse no culpable pese haber confesado ser el responsable de la matanza, que definió durante los interrogatorios policiales como 'atroz, pero necesaria'.

En un comunicado, el juez confirmó que la Fiscalía pedirá un primer tiempo de reclusión de ocho semanas durante el cual durarán los interrogatorios y que podría extenderse dependiendo de la duración del juicio. Tal y como marcan las leyes noruegas, Breivik se enfrentaría como máximo a una pena de 21 años de cárcel

Antes, la fiscalía de Wroclaw (Polonia) desmentía la detención de un ciudadano polaco en relación con el doble atentado. Lo hacía después de que varios medios, entre ellos Público.es, afirmaran que había sido detenido una persona por suministrar supuestamente productos químicos al presunto autor de los ataques, con los que posteriormente crearía los explosivos.

La Policía, además, ha rebajado el número de víctimas. Según sus investigaciones, en Oslo murieron 8 personas y en Utoya 68.

Y mientras la Policía ha anunciado esta mañana la más que posible revisión a la baja del número de víctimas en la masacre de Utoya (hasta ahora se había hablado de 86 en el campamento juvenil y otras siete en el atentado con bomba en el centro de Oslo), el país celebró este lunes un minuto de silencio en recuerdo de los muertos y sus familiares. 

Entre las víctimas se encuentra Tron Berntsen, hermanastro de la princesa noruega Mette-Marit, según informa el diario Dagbladet. Berntsen, policía de 51 años, murió protegiendo a su hijo de diez años.

Según informa el diario Aftenposten, el propósito del autor confeso de la matanza era asesinar también en la isla a la ex primera ministra Gro Harlem Brundland, que ese día había visitado el lugar. Brundland, de 72 años, es una de las figuras más destacadas internacionalmente de la política noruega, ya que además de varias legislaturas al frente del Gobierno fue secretaria general de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

También ha impresionado el relato de uno de los médicos que atendió a las víctimas, mediante el que se ha conocido que el autor usó un tipo de munición especial, prohibida en las guerras, para causar la mayor matanza posible en su ataque al campamento juvenil.

En una entrevista en la edición digital de VG, el cirujano jefe del hospital Ringerike, Colin Poole, que ha tratado a 16 heridos en el tiroteo de la isla de Utøya, aseguró que el agresor empleó las denominadas balas expansivas o 'dum-dum', que tienen los extremos (la punta y el culote) huecos para que el núcleo se fragmente en el impacto.

'Esas balas más o menos explotaban dentro del cuerpo de las víctimas. Las heridas internas que tenían eran absolutamente terribles', explicó Poole. 'Los fragmentos son tan pequeños. Nunca había visto algo así', señaló Poole, a pesar de sus 26 años de experiencia.

Esta mañana, uno de los chicos que estaba en el campamento en el momento del ataque describió su experiencia al programa BBC Breakfast: 'Empecé a escuchar los disparos, vi a gente que caía al suelo y después él iba disparándolos en la cabeza. Entendí que se trataba de algo serio así que eché a correr. Me escondí en una zona boscosa y en una cabaña, debajo de una cama, hasta que llegó la Policía'.

'Éramos casi 40 en esa cabaña y podíamos escuchar disparos todo el tiempo. Fue terrible porque pensé que estaba disparando a mis amigos mientras yo estaba allí escondido, pero lo único que era capa de hacer era rezar y esperar para que no llegara a la cabaña'.

La Policía francesa ha decidido proteger la casa de Jens Breivik en la localidad de Cournamel, como precaución ante la posibilidad de que sufra algún tipo de ataque. 

En un primer momento, la agencia AFP aseguró que una docena de gendarmes se habían desplazado hasta la vivienda del diplomático noruego para registrarla en busca de pistas, aunque el alcalde de Carcassonne, aclaró que los agentes sólo estaban allí como medida preventiva. 

Hoy, el padre ha asegurado que su hijo debería haberse suicidado antes de cometer tal masacre. En una entrevista con el canal de televisión noruego TV2, Jens Breivik se ha mostrado consternado por la tragedia. Es la segunda entrevista que concede. Ayer en el diario Verdens Gang, el padre de Breivik aseguró no haber visto o hablado con su hijo en años y dijo estar en estado de shock.