Público
Público

El asesino de la turista italiana Squarise en 2008 admite la autoría del crimen

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Santiago Víctor D., que es juzgado a partir de hoy en la Audiencia de Girona acusado de haber violado y matado a Federica Squarise, una turista italiana de 23 años, en Lloret de Mar en 2008, ha admitido haberla asfixiado cuando ella amenazó con denunciarle, pero ha negado que la hubiera violado.

En una declaración llena de contradicciones respecto a lo que declaró cuando fue detenido hace tres años, y en medio de un gran despliegue policial, el acusado, de nacionalidad uruguaya, ha explicado que había conocido a la joven en un bar de Lloret donde él trabajaba, el "Beach & Friends".

Ha relatado como sobre las 03.45 horas del 1 de julio de 2008, acompañó a Squarise hasta su hotel, y ha afirmado que cuando llegaron allí ella le dijo que quería seguir caminando.

Siguieron entonces hasta un parque donde, según el acusado, ambos se desnudaron voluntariamente.

Ha descrito como empezaron a acariciarse y besarse y que cuando iba a penetrarla, ella le dijo que no quería seguir y que le denunciaría.

El acusado ha asegurado que él paró y que entonces tuvo miedo de las consecuencias, enloqueció y oyó una voz que le decía que la matara, lo que hizo.

"Sentía una voz en mi cabeza que me decía mátala, mátala. Sucedió todo muy rápido, y tengo recuerdos, pero no estoy completamente consciente de lo que habría sucedido", ha indicado.

Según él, en el momento en que le amenaza con denunciarle, vio "el transcurso" de su vida y enloqueció.

"Yo la cojo del cuello con una mano, y a su vez con una ropa que había al lado se la pongo en la boca", ha relatado.

El acusado ha indicado que la joven intentó defenderse pataleando y arañándole, a pesar de que él, de 120 kilos y 1,83 de altura, estaba encima de ella, que medía 1,60 y pesaba unos 50 kilos.

Ha agregado que luego, una vez comprobó que estaba muerta, y si bien ha afirmado que no hubo penetración, le lavó todo el cuerpo, y también el interior de la vagina, para que no le descubrieran.

Después, según su relato, arrastró el cuerpo desnudo de la joven hasta al lado de un árbol, en un descampado, y lo escondió debajo de ramas y de un adoquín.

Ha explicado que, si bien los primeros días hizo ver que no pasaba nada, el hecho de que la amiga de la víctima le fuera a preguntar por ella a la mañana siguiente porqué sabía que estaban juntos en el bar, y que una vez presentada la denuncia de la desaparición la policía le pidiera el ADN porqué lo veía como el principal sospechoso, hizo que tuviera miedo y huyó.

Primero viajó a Barcelona, después a Madrid, y finalmente a Tarragona, donde unos conocidos suyos le delataron al enterarse de lo sucedido.

Para intentar despistar a la policía, el sospechoso se había rapado la cabeza y las cejas.

Fue detenido diez días después del crimen y tres después de que un operario localizara el cadáver de la joven turista.

Según ha afirmado el acusado, la joven, que dio una tasa de 2'4 gramos/l de alcohol en sangre, 5 veces más que la máxima permitida para conducir, no iba bebida, y él no se aprovechó de ella, sino que fue todo consentido.

Por su parte, la amiga de Federica Squarise que estaba con ella en Lloret, ha dicho con rotundidad que la joven nunca se hubiera ido con él.

El fiscal, la acusación particular y la acusación popular, ejercida por el Ayuntamiento de Lloret de Mar, solicitan para el acusado 30 años de cárcel por violación y asesinato.

En cuanto a la responsabilidad civil, el fiscal y la acusación popular solicitan 200.000 euros para los padres de la joven y la familia pide 380.000.

La defensa pide, por su parte, que la pena sea de 5 años de cárcel por un delito de homicidio, con los atenuantes de consumo de alcohol y drogas, porque ha reconocido que había fumado un porro y que bebía a diario, cooperación con la justicia y arrebato.

Está previsto que el juicio se prolongue hasta el miércoles y que declaren medio centenar de testigos.