Público
Público

El asesoramiento solo no ayudaría a embarazadas a dejar de fumar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Linda Thrasybule

El asesoramiento solo noayuda a las embarazadas a dejar de fumar, según los resultadosde una revisión de estudios publicados que concluye que senecesita saber más sobre el uso de terapias en la gestación,incluido el reemplazo de la nicotina.

En British Journal of Obstetrics and Gynaecology, losautores precisan que el análisis incluyó ocho ensayos clínicoscon casi 3.300 embarazadas. El objetivo fue determinar si elasesoramiento ("counseling") ayudaba a las embarazadas a dejarde fumar a los seis meses.

Cuatro de ocho ensayos no incluían diferencias entre losgrupos que habían recibido o no asesoramiento para dejar defumar, mientras que los otros cuatro estudios hallaron una tasalevemente menor de abandono en el grupo que no había recibidola orientación.

En el estudio con la tasa de cesación más alta, porejemplo, apenas el 24 por ciento de las mujeres que recibióasesoramiento logró dejar el cigarrillo, comparado con el 21por ciento que no obtuvo la consejería.

En otras palabras, tres de cada cuatro embarazadassiguieron fumando sin importar si habían recibido orientación ono, según resumió el doctor Kristian Filion, de la Universityof Minnesota, en Minneapolis.

Con todo, Filion no recomienda dejar de utilizar elcounseling como intervención, pero destacó la necesidad que hayde investigar enfoques más efectivos.

"Las pruebas sobre la seguridad y la efectividad del uso delas terapias de reemplazo de la nicotina en las embarazadas sonlimitadas", dijo el experto.

La doctora Nancy A. Rigotti, directora del Centro deInvestigación y Tratamiento sobre el Tabaco del HospitalGeneral de Massachusetts, en Boston, y que no participó delestudio, coincidió en que habría que reconsiderar las terapiasfarmacológicas para que las embarazadas puedan dejar de fumar.

"El uso de medicamentos durante el embarazo es unapreocupación. Pero si una mujer sigue exponiendo a un feto a lanicotina y el dióxido de carbono, opino que lo más seguro paraella sería aceptar el bajo riesgo de utilizar un medicamento",dijo Rigotti a Reuters Health.

Las guías estadounidenses recomiendan utilizar terapias dereemplazo de la nicotina y fármacos como Wellbutrin (bupropion)y Chantix (varenicline) para dejar de fumar, detalló Rigotti.Pero sugirió que las embarazadas no utilicen Chantix.

Es porque en el 2009, la Administración de Alimentos yMedicamentos de Estados Unidos le solicitó al laboratorioPfizer que coloque una advertencia de "etiqueta negra" alfármaco, detallando los efectos adversos, como depresión,pensamientos suicidas y, como se detectó recientemente, unaumento del riesgo de desarrollar problemas cardíacos. "Nosería mi primera elección", expresó Rigotti.

En Estados Unidos, más del 13 por ciento de las embarazadasfumaba en el 2005, según datos de los Centros para el Control yla Prevención de Enfermedades. Lo más inteligente sería ayudara las mujeres mediante asesoramiento, reemplazo de la nicotinay otras terapias antes de que queden embarazadas, concluyóFilion.

FUENTE: British Journal of Obstetrics and Gynaecology,online 22 de agosto del 2011