Público
Público

"Esta asignatura es para debatir"

Los alumnos de un instituto madrileño aprenden en su primera clase de Ciudadanía conceptos como la autoestima

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Jefferson, Brian, Jimmy, Nicolás y Yariza no han oído hablar de la polémica que ha suscitado Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos. 'Es una cosa política, de partidos', les explica el profesor de la materia, Jacinto Uceda.

Y aprovecha para enseñarles que hay partidos de izquierda y de derecha: '¿Sabéis quién gobierna en España y en la Comunidad de Madrid?'. Todos responden correctamente: Zapatero y Esperanza Aguirre. Es su primera clase de Educación para la Ciudadanía.

Son alumnos, la mayoría inmigrantes, de 2º B de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) del instituto público Jaime Vera, en el barrio madrileño de Tetuán. 'Es una asignatura de hablar, debatir, pasarlo bien. Se plantea un asunto y se opina libremente. Quiero que habléis'. Así les introduce en la materia el también director del instituto.

Pero tienen que tomar notas de vez en cuando. 'Opinando, opinando se llega a una conclusión, que es lo que pensamos que está bien, y lo apuntamos', prosigue Uceda.

¿Sobre qué debatir? Toca leer unas fotocopias del Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid con el currículum de la asignatura. 'Todos estos temas, que son de interés general, los tenemos que hablar en clase', dice el director. Toma como ejemplo el problema de la violencia de género, sobre el que explica que se trata de la violencia que ejercen los hombres sobre las mujeres. 'También al revés, pero menos', añade.

'La seguridad vial, la correlación entre deberes y derechos, la Constitución española, los derechos humanos...', leen el temario. El profesor aprovecha la presencia del fotógrafo en el aula para enseñarles qué es el derecho a la imagen: 'No se puede hacer fotos a nadie sin su consentimiento. Vosotros, como sois menores de edad, necesitáis el permiso de vuestros padres'.

También les muestra el libro de texto que usarán. Como es la primera clase y todavía no lo tienen, vuelta a las fotocopias. Esta vez son de las dos primeras hojas del manual que ha escogido el profesor. Analizo, pienso y opino es el título de la primera página de la unidad 1, que versa sobre la identidad, la autonomía, los afectos y las emociones. '¿Sabéis qué es la autoestima?', pregunta el profesor.

Silencio total entre los 23 alumnos asistentes a esa primera clase. Hay varios alumnos sentados en pupitres individuales, pero una estudiante apenas levanta la vista de su mesa ni habla. 'Pensadlo, porque es un asunto muy importante en vuestra edad'. Así intenta Uceda llamar su atención e invitarles a participar.Y resume: 'Es la confianza que uno tiene en sí mismo'.

Para entender qué es tener baja autoestima, nada mejor que la historia de alguien que pasó por ello: el escritor francés Daniel Pennac (Casablanca, 1944) y sus años escolares de 'zoquete', como relata él mismo en su última obra, Mal de escuela. Uceda utiliza la biografía de Pennac, con sus problemas de ortografía y la confianza que le dio su docente al alentarle a escribir un libro con 12 años, para hacer un alegato en contra de las faltas ortográficas: 'En Francia, son casi como un ataque al Estado, a su lengua'.

Los alumnos ríen. Entonces, le sale la vena de profesor de Lengua y Literatura, otra materia que imparte, y les invita a leer un libro de este autor. Lo apuntan en sus cuadernos: El hada Carabina.

Es el momento de ver si les ha calado algo. Uceda pregunta a una alumna si le puede resumir lo que ha explicado. La joven se tapa la cara con el brazo, se echa sobre el pupitre y balbucea algo ininteligible.

'Me da vergüenza hablar en clase', relata la alumna a Público al finalizar la clase. Pero dice convencida que sabe que tiene que superarlo. Por eso, le ha gustado esta materia. 'Se habla de cosas distintas a otras asignaturas, de la vida', dice sonriente. 'Chévere' por no tener en su lugar Matemáticas u otra asignatura; 'divertida, te ríes...'. Son algunas impresiones de otros alumnos. Nadie tuvo nada que objetar.