Público
Público

Los asistentes a la protesta de El Aaiún creen "brutal" la represión diaria

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los españoles que participaron el sábado en una manifestación en apoyo al pueblo saharaui en El Aaiún, aseguraron hoy a su llegada a Las Palmas de Gran Canaria que la represión "brutal" que han sufrido refleja la que Marruecos ejerce a diario sobre los saharauis.

Los catorce españoles, once de los cuales fueron retenidos en comisaría, arribaron esta mañana al Puerto de La Luz y de Las Palmas, en Gran Canaria.

El grupo de activistas, integrantes de la organización "SaharAcciones", llegaron a la capital grancanaria en un barco de la línea Naviera Armas en torno a las ocho y media de la mañana, hora local.

A su llegada fueron recibidos por un amplio grupo de simpatizantes que portaban banderas del Frente Polisario y coreaban gritos en favor de un Sahara libre y en contra del Gobierno de Marruecos.

Una de las integrantes del grupo, Carmen Roger, que mostraba los efectos de varios golpes en el cara, manifestó a los medios de comunicación que "todo lo que nosotros hicimos está permitido en el derecho internacional" y "Marruecos no es propietaria de aquel territorio".

Roger dijo que se encuentra bien, "con un ánimo muy alto por poder ayudar a que se visualice lo que pasa en el Sahara Occidental".

Explicó que fue atendida en un hospital donde coincidió con mujeres y niños que, según dijo, tampoco son respetados por la Policía marroquí, y añadió que los agentes le retuvieron la receta con la prescripción de los medicamentos que le dispensaron, por lo que no pudo conseguirlos.

Otro de los manifestantes, Anselmo Fariñas, señaló que "éramos conscientes de los riesgos que corríamos, fuimos a meternos en la boca del lobo a acompañar a los saharauis".

"El objetivo de nuestra acción es que las personas de los territorios ocupados puedan tener derechos", pues muchos de ellos temen por su desaparición y la violencia "que es el día a día en el Sahara Occidental".

"Nadie está prestando atención al sufrimiento del pueblo saharaui" en "el pedregal inhumano que es Tinduf" y "no podemos permitir que el sufrimiento se prolongue más tiempo" pues el pueblo saharaui "tiene derecho a vivir en paz".

Fariñas exigió que el Gobierno español asuma su responsabilidad sobre el Sahara Occidental, "debe hacer lo mismo que Portugal hizo con Timor Oriental", pues es responsabilidad de España permitir que "el Sahara sea libre".

Asimismo, denunció la actitud del Gobierno de Francia, que permite que Marruecos continúe con su política represiva.

En su opinión, "lo que más molestó" es que mostrasen la bandera del Sahara libre por las calles de El Aaiún, razón por la que "fuimos golpeados".

El activista invitó a la sociedad española a defender los derechos del pueblo saharaui y a "convertirse en "una pesadilla para el Gobierno de Marruecos" y que "en ningún lugar de los territorios ocupados los gendarmes puedan dormir".

Criticó que trataron de presentar una denuncia por el trato recibido ante la Misión de la ONU para el Referéndum del Sahara Occidental (MINURSO) pero ésta no quiso aceptarla.

Otra integrante del grupo español, Sara Mesa, dijo que "la Policía nos estaba esperando y nos cayeron encima", y hubo compañeros que fueron interrogados en la comisaría de forma "muy dura y agresiva".

Según aseguró, lo que les ha sucedido a ellos es una muestra de lo que sucede habitualmente en el Sahara occidental, pues las comisarías marroquíes son "cárceles medievales" y "centros de tortura".

"Lo nuestro es una anécdota al lado de todo el sufrimiento" de los saharauis y la UE debe pronunciarse ante esta situación, "no puede seguir siendo partícipe de ella", destacó Mesa.

"Los españoles tenemos una responsabilidad histórica que tenemos que concluir", insistió Mesa.