Público
Público

El asma estaría mal diagnosticado en algunos adultos obesos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Amy Norton

Algunos adultos obesostendrían riesgo a desarrollar problemas respiratorios maldiagnosticados como asma, según un nuevo estudio.

Los investigadores hallaron que, entre casi 500 adultos enCanadá que informaron un diagnóstico clínico de asma, laspruebas de la función pulmonar determinaron la enfermedad ensólo 150, es decir, el 30 por ciento.

Tras considerar los factores de riesgo que habían llevado aeste error, la obesidad no tenía un papel evidente.

Sin embargo, entre los pacientes que habían consultado deemergencia por alguna dificultad respiratoria el año anterior,las mujeres y los hombres obesos eran cuatro veces máspropensos que aquellos con peso normal a recibir un diagnósticoequivocado de asma.

El estudio, publicado en Chest, no pudo determinar losmotivos de esos errores diagnósticos ni del aumento del riesgoen los obesos que consultaron de emergencia.

Estudios previos habían señalado que la espirometría (testestandarizado de función pulmonar) no se utiliza tanto como sedebería para detectar el asma, indicó Smita Pakhale, del OttawaHospital, en Ontario, Canadá.

El asma debería identificarse a partir de los síntomas y eltest pulmonar, cuya subutilización podría influir en loserrores diagnósticos en este estudio, indicó Pakhale a ReutersHealth como hipótesis.

También destacó que los adultos obesos tienen alto riesgode sufrir varias enfermedades con síntomas similares a los delasma, como la disnea o las molestias en el tórax. Esostrastornos incluyen la mala aptitud física, el reflujo ácido yla enfermedad cardíaca.

Pakhale dijo que las personas que reciben un diagnóstico deasma luego de una consulta de emergencia deberían iniciar unseguimiento clínico con su médico de cabecera.

El estudio incluyó a 496 adultos elegidos al azar en ochociudades de Canadá a los que un médico les había diagnosticadoasma. La mitad de los participantes eran obesos.

Los test de función pulmonar confirmaron la enfermedad enel 70 por ciento. El 14 por ciento de los pacientes obesos y el15 por ciento de los que tenían un peso normal habían realizadoconsultas de emergencias durante el último año por problemasrespiratorios.

El 21 por ciento de los participantes obesos, quefinalmente no tenían asma, habían consultado a un médico pararecibir tratamiento urgente de los síntomas respiratorios elúltimo año. Lo mismo ocurrió en el 10 por ciento de los hombresy mujeres con peso normal.

Tras considerar otros factores, como el nivelsocioeconómico, los pacientes obesos que necesitaron atenciónde emergencia eran cuatro veces más propensos que losparticipantes con peso normal a haber recibido un diagnósticoerróneo de asma.

El equipo identificó también la importancia del tiempotranscurrido desde el diagnóstico: los participantes que habíanrecibido la noticia en los últimos años eran más propensos ahaber sido víctimas de un error que aquellos que se habíanenterado hacía "muchos" años que eran asmáticos.

FUENTE: Chest, junio del 2010.