Público
Público

La Asociación de Víctimas Accidentes pedirá prisión para el acusado del accidente en Benalmádena

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Asociación Estatal de Víctimas de Accidentes (DIA) pedirá mañana a la Fiscalía que solicite prisión provisional para el conductor que supuestamente ha causado la muerte de 9 personas y 38 heridos en el vuelco de un autocar en Benalmádena (Málaga).

El presidente de DIA, Francisco Canes, ha anunciado en un comunicado que mañana se dirigirá al fiscal de Sala para delitos contra la Seguridad Vial, Bartolomé Vargas, "para solicitarle que se extreme la función del Ministerio Fiscal en este asunto y que pida la prisión provisional para este conductor".

El accidente se produjo ayer sobre las 19.30 horas en el punto kilométrico 224 de la A-7, a su paso por la localidad malagueña de Benalmádena, al parecer, por el adelantamiento antirreglamentario de un todoterreno, que hizo que el autobús se saliera de la vía y volcara.

El conductor del todoterreno dio una tasa de alcohol en sangre de 0,5 miligramos, el doble de lo permitido, según informó a Efe la Dirección General de Tráfico.

En el comunicado, Canes ha expresado su "apoyo incondicional" a las víctimas -9 fallecidos y 38 heridos, 22 de ellos graves- y a sus familiares.

Asimismo, ha pedido a las autoridades que presten apoyo psicológico inmediato a quienes han perdido a un ser querido o han vivido en primera persona "este brutal siniestro".

En opinión del presidente de DIA, lo ocurrido "no es un accidente, sino un homicidio, como los cientos que ocurren anualmente en las carreteras españolas".

"Es una falta de respeto enorme hacia el resto de los ciudadanos con un resultado, previsible y, por lo tanto, muy grave, de pérdida de vidas inocentes", ha añadido Canes.

Por ello, ha considerado que el conductor del todoterreno "debe ser juzgado, condenado y encarcelado", y debe cumplir "efectivamente la pena de prisión".

La asociación ha exigido "dureza y contundencia" en la aplicación del Código Penal para este individuo, y ha recordado que se necesitan más medios humanos y técnicos para detener "a este grupo de individuos a los que todo da igual antes de que causen, como en este caso, daños irreparables".