Público
Público

Asociación de víctimas cree que la decisión del Tribunal garantiza la seguridad de las mujeres

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Asociación de Asistencia a Víctimas de Agresiones Sexuales y Violencia Doméstica de Valladolid ha considerado hoy que la aplicación de la doctrina Parot al apodado "violador del ascensor", Pedro Luis Gallego, garantiza la seguridad de mujeres y niñas al impedir su salida de prisión en diciembre.

Así lo ha asegurado hoy a EFE su presidenta, Rocío Mielgo, quien se ha mostrado "muy contenta" por la decisión de la Audiencia Provincial de Burgos, que retrasará la salida del violador de la cárcel de Teixeiro (A Coruña), prevista para el próximo 18 de diciembre, hasta noviembre de 2022.

"Está comprobado que los agresores sexuales reinciden al salir de prisión, por lo que hacerles cumplir el límite máximo de estancia en ella y no dejarles salir hasta que se tengan garantías de que no van a repetir sus agresiones, es la única manera de garantizar la seguridad de las mujeres y las niñas", ha dicho Mielgo.

La presidenta de la asociación vallisoletana ha considerado además que esta decisión puede sentar precedente en otros casos similares, ya que "el hecho de que un tribunal haya considerado que Gallego no debe salir aún es una buena señal".

"No se puede evitar que un violador que nunca ha actuado lo haga, pero sí que hay que impedir que quien ya ha cometido una agresión sexual, la repita, porque seguro que lo hará", ha afirmado Mielgo.

Pedro Luis Gallego está condenado a 328 años de prisión por dieciocho violaciones cometidas en Valladolid y Salamanca, y por los asesinatos de la joven vallisoletana Leticia Lebrato en 1992 y de la joven burgalesa Marta Obregón en 1993.

La aplicación de la doctrina Parot, establecida por el Tribunal Supremo en 2006 al analizar el caso del etarra francés Henri Parot, hará que los beneficios penitenciarios de los que se iba a beneficiar el violador se apliquen a cada una de las condenas en vez de al límite máximo de estancia en prisión, fijado en 30 años.

De esta manera, el reo, que sólo había cumplido dieciséis años de prisión de los 328 a que fue condenado, no saldrá de la cárcel hasta noviembre de 2022.