Público
Público

Asocian la contaminación del aire con paros cardíacos fatales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Lynne Peeples

Respirar partículas finas delaire urbano elevaría el riesgo de sufrir un paro cardíacofatal, según indicó una revisión de más de 8.000 eventoscardíacos ocurridos en Nueva York.

"A medida que aumentaban los niveles de materia particuladaen el aire, crecía la cantidad de paros cardíacos", dijo aReuters Health el doctor Robert Silverman, del Centro MédicoJudío de Long Island.

Investigaciones publicadas ya habían asociado lacontaminación del aire con problemas de salud como laenfermedad cardiovascular, el infarto, el asma y la enfermedadpulmonar crónica.

Pero el equipo de Silverman indagó si esas sustanciasquímicas en el aire, en especial las partículas más pequeñas ylas gotas que produce la combustión de los automóviles y lasfábricas que usan carbón como fuente de energía, elevarían elriesgo de muerte súbita por paro cardíaco, que causa más de300.000 muertes por año en Estados Unidos.

Cuando un paro cardíaco ocurre fuera de un hospital, lasvíctimas tienen menos de un 8 por ciento de posibilidad desobrevivir.

El equipo comparó las lecturas de los monitores de lacalidad del aire de la ciudad de Nueva York con los registrosde 8.216 paros cardíacos extrahospitalarios sucedidos entre el2002 y el 2006.

Al analizar el impacto de la materia particulada fina(partículas de menos de 2,5 micrones de tamaño), los autoreshallaron que el riesgo de sufrir un paro cardíaco fatal aumentóentre un 4 y un 10 por ciento por cada 10 microgramos por metrocúbico más de materia particulada fina.

Para proteger la salud pública, la Agencia de ProtecciónAmbiental de Estados Unidos fijó un límite para esas sustanciascontaminantes de 35 microgramos/metro cúbico.

El nivel más alto de riesgo se registró en las temporadasmás cálidas. No hubo diferencia en los efectos según el géneroni la edad.

El equipo examinó también el ozono, el dióxido de sulfuro,el monóxido de carbono y el dióxido de nitrógeno, pero no hallóuna asociación significativa con el riesgo de sufrir un parocardíaco.

"Esto no quiere decir que esos gases contaminantes noafecten el corazón. Sino que la relación con las partículaspequeñas es más sólida", dijo Silverman.

Y, claro, el "comportamiento" de la contaminación del airees complicado, explicó el doctor Robert A. Kloner, de laUniversity of Southern California, en Los Angeles. Los gasescontaminantes, indicó, se mezclan con las partículas finas paraformar la materia particulada.

FUENTE: American Journal of Epidemiology, online 20 deagosto del 2010