Público
Público

Asocian la falta de seguro de salud con muertes infantiles

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Amy Norton

Los niños hospitalizados sinseguro de salud son más propensos a morir que aquellos concobertura, reveló un estudio en Estados Unidos.

Con datos de más de 23 millones de hospitalizacionespediátricas entre 1988 y el 2005, los autores hallaron que losniños sin seguro eran un 60 por ciento más propensos a morirque aquellos con cobertura privada o pública.

Estiman que la falta de cobertura causó directamente 17.000decesos en 18 años.

Los resultados, publicados en Journal of Public Health, noprueban una relación causa-efecto. Pero el riesgo se mantuvoaun tras considerar factores demográficos, como la etnia y losingresos familiares, además del diagnóstico y otrasenfermedades de los niños.

Los datos sugieren también que "factores prehospitalarios",por lo menos aquellos asociados con la falta de cobertura,serían los responsables del aumento del riesgo, según FizanAbdullah, profesor asistente de cirugía pediátrica en JohnsHopkins Children's Center, en Baltimore.

Al analizar todas las muertes en el período estudiado, elequipo registró "diferencias alarmantes" en la duración y loscostos de la hospitalización de los niños con y sin seguro.

El costo total para los niños con cobertura fue de unos21.000 dólares, mientras que para los niños sin cobertura fuede unos 8000. Y mientras que los niños sin seguro pasaban menosde 1 día en el hospital, los niños con seguro permanecían todoun día.

Pero eso, dijo Abdullah, no se debió al rechazo de loshospitales a tratar a esos niños.

Con su equipo no halló diferencias significativas en loscostos o la duración de las hospitalizaciones entre los niñoscon y sin cobertura que sobrevivieron a la internación.

Pero los niños sin seguro que murieron tendieron a llegaral hospital más tarde que los niños con cobertura, tras eldeterioro grave de su condición. "Esos niños murieron antes deque los hospitales los pudieran atender -dijo-. Literalmente,nunca los pudieron tratar".

Es posible, opinó el equipo, que influyeran las barrerasfinancieras: si, por ejemplo, los padres no tenían un pediatrade cabecera al que consultar o esperaban para llevar a su hijoal hospital porque no podían pagarlo.

Los resultados surgen de datos de 23,5 millones dehospitalizaciones pediátricas en 37 estados en Estados Unidosentre 1988 y el 2005; el 95 por ciento de los niños teníacobertura privada o pública, mientras que el resto no teníaseguro de salud.

El 0,47 por ciento de los niños sin cobertura murió en elhospital. Ese porcentaje fue del 0,75 por ciento en el gruposin cobertura.

El equipo realizó una simulación estadística para estimarcuántos decesos de niños sin seguro se podrían haber prevenidocon cobertura. En el país, 16.787 niños podrían habersobrevivido si hubiesen tenido un seguro de salud.

"Es triste -dijo Abdullah-. Somos un país rico; tenemos losrecursos. Pero no nos hemos ocupado de ese grupo vulnerable denuestra sociedad".

A principio de este año, el gobierno federal amplió lacobertura del programa State Children's Health Insurance(SCHIP) a unos 3,5 millones más de niños en el país. Elprograma ayuda a las familias de los trabajadores con ingresosaltos como para calificar para Medicaid; cada estado fija losrequisitos y los beneficios de su programa SCHIP.

"Estamos avanzando", dijo Abdullah. Pero, sostuvo, "lasautoridades deberían partir de la siguiente premisa: ¿Cómo ledamos cobertura a todos los niños?".

FUENTE: Journal of Public Health, 30 de octubre del 2009.