Público
Público

Asocian "tácticas maternas" con hábitos alimentarios infantiles

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los niños en edad escolar conmadres que controlan estrictamente sus dietas serían propensosa comer de más, mientras que los hijos de mujeres que lospresionan para comer tenderían a ser más difíciles con lacomida.

Estos resultados, publicados en Journal of the AmericanDietetic Association, no quieren decir que las tácticas queusan los padres para que sus hijos coman hagan que los niñoscoman en exceso o se vuelvan demasiado selectivos con losalimentos.

De hecho, los autores opinan que es posible que los padresque presionan o restringen a sus hijos a la hora de comersuelen estar reaccionando a los hábitos alimentariosinfantiles.

El equipo de la doctora Jane Wardle, del University Collegede Londres, encuestó a 213 madres de niños de entre 7 y 9 añosque respondieron sobre la reacción de sus hijos a los alimentos(si comería demás si pudiera, por ejemplo) y cualquier signo derechazo a la comida (comer lento o no terminar nunca elplato).

También respondieron sobre sus tácticas para que sus hijoscoman.

El equipo halló una relación entre la presión materna paracomer alimentos saludables y el nivel en los niños de problemacon la comida.

La restricción alimentaria que imponía la madre estuvoasociada con el rechazo de su hijo a la comida. A mayorrestricción, más posibilidad había de que las madres dijeranque sus hijos comerían de más si pudieran.

Estas asociaciones se mantuvieron independientemente delpeso corporal de los niños.

Según los autores, varios estudios previos habían sugeridoque los padres suelen estar respondiendo a los hábitos de sushijos cuando les limitan la comida y los presionan para comer.

Por ejemplo, algunos estudios habían hallado que los hijosde padres que los presionan para comer más suelen ser delgados.Y eso, escribe el equipo, encaja con la idea de que a esospadres les suele preocupar que sus hijos tengan bajo peso.

En cambio, estudios sobre hermanos habían demostrado quelas madres tienden a imponerles más restricciones alimentariasa los hijos con sobrepeso, lo que sugiere que muchas madresreaccionan ante el peso o los hábitos alimentarios de sushijos.

"Ante cada vez más pruebas del origen genético de laconducta alimentaria en los niños, los resultados coinciden conla idea de que las prácticas alimentarias maternas son, enalgún nivel, una respuesta a la predisposición alimentaria desus hijos", escribió el equipo.

Pero esa relación también iría en el sentido inverso, loque, según el equipo, demuestra la importancia de reconocer quelos niños influirían y recibirían la influencia del manejoalimentario de sus padres.

FUENTE: Journal of the American Dietetic Association, 2010

DISPLAY CONNECTORS, SL.