Público
Público

Assange informa a la policía de su paradero

El editor de Wikileaks se encuentra en el sur de Inglaterra a la espera de una decisión sobre su posible entrega a Suecia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Scotland Yard tiene localizado a Julian Assange en algún lugar del sur de Inglaterra donde se ha refugiado por razones de seguridad tras el revuelo mundial que ha causado la difusión de 250.000 documentos clasificados del Departamento de Estado de EEUU. Sus abogados llevan desde hace semanas en contacto con la policía y mantienen informadas desde el primer momento a las autoridades sobre el paradero del editor de Wikileaks, según The Independent.

Fuentes policiales han confirmado al diario británico que saben dónde está y que tienen un número de teléfono con el que localizarlo. Assange no está desaparecido y espera a que las autoridades británicas tomen una decisión definitiva sobre la petición de la fiscalía sueca para que sea detenido y enviado a Suecia para responder a una acusación de 'violación, abusos sexuales y coacción', iniciada por la denuncia de dos mujeres. Assange niega las imputaciones y afirma que mantuvo relaciones sexuales consentidas con ambas en una visita a Estocolmo en agosto.

Reino Unido ha pedido aclaraciones técnicas a Suecia sobre la detención

Interpol lanzó un aviso rojo el 20 de noviembre a petición de Suecia. No se hizo público hasta el miércoles al no permitirlo la fiscalía sueca por razones desconocidas. Scotland Yard no puede detener a Assange hasta que reciba la orden del organismo del Ministerio de Interior que coordina a todas las fuerzas policiales y que se ocupa de tramitar las órdenes de extradición.

Si la detención no se ha producido aún es porque las autoridades británicas encuentran 'dificultades técnicas' para llevarla a cabo. Por eso, han pedido a los fiscales suecos algunas precisiones sobre su petición de arresto.

'La orden de arresto fue devuelta por Scotland Yard porque no se adapta a la ley y tenía defectos', dijo el abogado de Assange, Mark Stephens, a la agencia Reuters.

Sus abogados temen que la fiscalía sueca lo entregue a EEUU

La confusión que ha rodeado el caso desde el primer momento una primera acusación de la fiscalía fue retirada al día siguiente aumenta por algunas informaciones que indican que Suecia ha emitido una euroorden, una petición que se suele tramitar de forma muy rápida entre países europeos. La euroorden no se puede emitir para llevar a cabo una investigación, como es el caso del fundador de Wikileaks. Los fiscales suecos lo reclaman para un segundo interrogatorio, ya que todavía no ha sido procesado.

Los abogados de Assange fracasaron ayer en un intento de anular la detención a través de un recurso ante el Tribunal Supremo sueco en el que no tenían muchas posibilidades. Los jueces no aceptaron a trámite el recurso. Sólo podían hacerlo si existían 'razones graves' que justificaran en este momento del caso su intervención, según el diario sueco Aftonbladet.

Jennifer Robinson, otra abogada de Assange en Reino Unido, confirmó ayer que su cliente ni es un fugitivo ni ha sido procesado. Está obligado a mantenerse oculto, y por eso abandonó Londres, a causa de las numerosas amenazas de muerte que se han escuchado en EEUU en las últimas semanas.

Varios congresistas republicanos y periodistas conservadores han pedido al Departamento de Justicia que sea tratado como un terrorista o como un 'combatiente ilegal', el concepto aplicado por la Administración de George Bush a los presos de Guantánamo.

Robinson dijo que los abogados han comenzado a estudiar las implicaciones de la Ley de Espionaje, de EEUU, pero consideran que la actividad de Wikileaks está protegida por el derecho a la libertad de expresión recogido en la Primera Enmienda de la Constitución norteamericana.

Los abogados temen una encerrona si Assange es trasladado finalmente a Suecia. En ese caso, tendrían la posibilidad de recurrir antes al Tribunal Supremo británico. El mayor peligro es que Suecia se desentienda de la acusación de violación y decida entregar a Assange a EEUU para responder por la difusión de los 250.000 informes del Departamento de Estado.

Para que Suecia pudiera tomar esa decisión, el Departamento de Justicia norteamericano tendría que haber aprobado una orden de arresto contra Assange y haberla mantenido en secreto, como se ha hecho en ocasiones en casos de terrorismo. En una entrevista en CNN, le preguntaron al portavoz de la Casa Blanca si esa orden existía. Robert Gibbs prefirió no responder.