Público
Público

Un astillero de Vigo construye un yate de lujo para un millonario mexicano

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El empresario mexicano Alejandro Burillo Azcárraga, sobrino del fundador de Televisa, Emilio Azcárraga, tendrá a finales de agosto el yate oceanográfico de lujo, dotado con un helipuerto y un submarino de exploración, cuya construcción ha encargado al astillero Freire, en Vigo.

La embarcación tiene 73 metros de eslora, 13 de manga, capacidad para llevar a 30 personas, entre tripulación y científicos, una autonomía de 10.000 millas y "acabados de lujo" que lo convierten en "único" de cuantos se han construido en los astilleros españoles, explica a EFE el director comercial del astillero, Guillermo Freire.

No en vano, aparte de disponer de una plataforma retráctil que hace las veces de helipuerto y de un submarino tripulado con capacidad para seis personas, especializado en la toma de muestras y la búsqueda de pecios, reserva 120 metros cuadrados para la vivienda del armador y para seis camarotes de lujo para invitados.

Amparado en la cláusula de confidencialidad que contiene el contrato de construcción, que comenzó en la primavera de 2008, el precio del "Pegaso", como así bautizarán al yate, es uno de los secretos mejor guardados por el astillero, aunque informaciones oficiosas hablan de una cifra superior a los 80 millones de euros.

Guillermo Freire explica que en el mercado existen barcos de estas características "más grandes", pero "desde el punto de vista de la investigación privada, quizá éste sea el mayor del mundo".

Incide en que a los clientes de alto poder adquisitivo "ya no le gusta un yate a secas, sino que explore y haga más cosas" como el "Pegaso", que permitirá a los amantes de las ciencias marinas o de la búsqueda de tesoros vivir la experiencia en primera persona y con todo tipo de comodidades.

Ahora bien, en el astillero vigués son conscientes de que incluso el mercado de lujo, que por lo general "aguanta perfectamente" los vaivenes económicos, también está acusando la crisis, con lo que las expectativas de un nuevo pedido de un yate de estas características se han rebajado considerablemente.