Publicado: 29.01.2014 09:01 |Actualizado: 29.01.2014 09:01

Los astilleros Barreras y Navantia construirán los dos floteles de Pemex

El contrato puede suponer hasta 30 meses de trabajo y la creación de más de 1.000 empleos.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Pemex, a través de su filial PEP (Pemex Exploración y Producción), ha adjudicado la construcción de sus dos floteles a los astilleros gallegos Hijos de J.Barreras y Navantia-Ferrol.  El coste de construcción es de 407 millones de dólares cada una de las embarcaciones (298 millones de euros) y el plazo que es de 10 años (3.653 días naturales), a partir del 13 de julio de 2016, por lo que la fecha de finalización se fija en el 13 de julio de 2026. El objetivo de las embarcaciones es servir para alojar a los trabajadores dedicados al mantenimiento y construcción de infraestructura en zonas marinas.

El flotel  es un buque de alojamiento del personal que trabaja en las plataformas petrolíferas. Está diseñado para albergar a 700 personas y se caracteriza por su capacidad de posicionamiento dinámico.

La adjudicación se ha conocido tras sucesivos retrasos en la fecha para hacer público el fallo, que inicialmente estaba previsto para septiembre de 2013, se aplazó a noviembre y, posteriormente, al 6 de diciembre, para volver a cambiar la fecha y fijarla en el 30 de diciembre. No obstante, la empresa justificó un nuevo retraso, hasta el 28 de enero de 2014, por la "imposibilidad" de emitir "en tiempo y forma" la resolución.

Con el anuncio de este miércoles se confirma el encargo de las dos embarcaciones para Galicia, de las que una se construirá en el astillero vigués y la otra en las gradas de la empresa pública Navantia en Ferrol. Ambas comarcas, muy vinculadas al naval, se han visto golpeadas en los últimos años por la ralentización en la actividad del sector, influida también por la suspensión del tax lease, aunque Vigo encara este año con la previsión de recibir encargos y a la espera de los trabajos que, precisamente, Pemex pida a Barreras.

En Ferrolterra, la carga de trabajo que supondrá el flotel aliviará la situación del sector naval, que perdió 3.700 empleos desde septiembre de 2011, de acuerdo con los cálculos del comité de empresa de Navantia, que había advertido que, de no lograr este encargo, no habría posibilidades de cerrar contratos este año. Los astilleros de la comarca no tienen ningún barco en construcción desde que el pasado diciembre salió de las gradas el Adelaide. Navantia subraya que la embarcación supondrá carga de trabajo durante 30 meses para la empresa pública, en torno a un millón de horas de actividad, además de 130.000 de ingeniería.

Por su parte,  el comité de empresa del astillero vigués Hijos de J.Barreras (participada en un 51% por la patrolera mexicana) confía en que se empezará "a cortar chapa" en el mes de febrero para reiniciar la actividad con los encargos anunciados por Pemex, entre ellos el flotel, cuya adjudicación se ha conocido en la madrugada de este miércoles. El presidente del, Sergio Gálvez (UGT),  ha explicado que la construcción del flotel se podrá iniciar antes que los otros encargos anunciados por la petrolera mexicana (un atunero, un offshore multipropósito y tres buques-tanque). Según Gálvez, sólo el flotel, puede suponer empleo para entre 500 y 600 personas en los momentos de máxima actividad.

A este respecto, el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, calcula que la construcción de los dos floteles adjudicados por Pemex a los astilleros gallegos Hijos de J.Barreras y Navantia-Ferrol requerirán la intervención de alrededor de 1.000 puestos de trabajo directos, a los que se deberán sumar los empleos indirectos que se generen.

Núñez Feijóo y el  presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, anunciaron en abril de 2012 un acuerdo para construir en astilleros gallegos barcos para la petrolera mexicana, un pacto que se escenificó en septiembre de ese año en una reunión en Santiago entre representantes de Pemex y el Gobierno gallego.