Público
Público

Los astronautas del Endeavour acoplan nuevos módulos a la EEI

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La tripulación del transbordador Endeavour entregó varios equipos a la Estación Espacial Internacional y preparó su primer paseo espacial, en el que se realizarán reparaciones en el puesto orbital para dejarlo a pleno funcionamiento.

Trabajando desde el interior del laboratorio Destiny de la base, los tripulantes del Endeavour Don Pettit y Shane Kimbrough utilizaron una grúa para trasladar un compartimento de carga transportado en la plataforma del transbordador y acoplarlo en el puerto de anclaje de la estación.

El cargamento añade dos nuevos dormitorios, un segundo baño, equipamiento de cocina y un sistema de purificación de agua para reciclar la orina y convertirla en agua potable.

El nuevo módulo es necesario para que la estación pueda albergar a seis personas, el doble de su capacidad actual.

"Al aumentar su capacidad a seis, expandimos las oportunidades para nosotros y nuestros socios, permitiendo que los astronautas vuelen (allí) y realicen el tipo de experimentos para los que se construyó la estación espacial", explicó Michael Griffin, administrador de la NASA.

El Endeavour llegó a la estación espacial el domingo, en una misión que durará entre 11 y 12 días de duración.

Además de la remodelación del interior de la estación, dos de los astronautas del Endeavour saldrán el martes al exterior para trabajar en el sistema de energía solar de la estación.

Heidemarie Stefanyshyn-Piper y Steve Bowen prepararon el lunes sus trajes espaciales y su equipo para el primero de los cuatro paseos espaciales, en los que repararán una junta de rotación que hace girar los grandes paneles solares y que está contaminada con limaduras de metal.

Ésta es la cuarta y última misión del transbordador de la NASA este año. Hay nueve vuelos más planeados antes de que la flota, formada por tres naves, se retire en 2010.

EEUU, Rusia llevan 10 años construyendo la estación espacial con la colaboración de la Unión Europea, Canadá y Japón. Se espera que se termine en 2010 a un costo de más de 100.000 millones de dólares (unos 80.000 millones de euros).

/Por Irene Klotz/