Público
Público

Los astronautas revisan el Endeavour en su camino a la EEI

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La tripulación del transbordador Endeavour revisó el sábado las alas y el escudo de protección térmica de la nave, en busca de desperfectos provocados tras el lanzamiento del viernes.

Las revisiones, realizadas con una grúa llena de sensores unida al brazo robot del transbordador, forman parte de un procedimiento de rutina introducido tras el desastre del Columbia en 2003.

En el accidente del Columbia, fragmentos del tanque de combustible de la nave hicieron un agujero en una de las alas, lo que provocó la destrucción del transbordador durante su reentrada a la atmósfera terrestre y la muerte de sus siete tripulantes.

El viernes, los ingenieros creyeron ver desprenderse un trozo de aislante de entre 30 y 46 centímetros de la parte trasera del Endeavour durante el despegue, pero las imágenes que enviaron los astronautas el sábado muestran que aparentemente todo está en su lugar.

"No hay daños aparentes allí", dijo el sábado por la noche a los periodistas el director de vuelo, Mike Sarafin.

La NASA aún está estudiando un objeto que puede verse en una grabación separándose de la nave.

El tema se considera como una cuestión menor, al igual que un fallo en una de las antenas de comunicación del transbordador.

La nave, que despegó el viernes por la noche desde Florida, debe llegar al puerto de anclaje de la estación espacial a las 22:04 GMT del domingo, y permanecerá allí entre 11 y 12 días.

La astronauta Sandra Magnus cambiará su puesto con el ingeniero de vuelo de la estación espacial, Greg Chamitoff, que está a bordo del puesto orbital desde junio.

El transbordador también lleva más de 7 toneladas de equipos a la estación, incluyendo aparatos necesarios para ampliar a seis la cantidad de tripulantes permanentes, como dos nuevos compartimientos para dormir y un sistema para reciclar agua.

La tripulación del Endeavour tiene previstos cuatro paseos espaciales para reparar el sistema de energía solar de la estación.

El puesto orbital, un proyecto de 100.000 millones de dólares (unos 78.200 millones de euros) en el que participan 15 países y que orbita a 354 kilómetros sobre la Tierra, lleva 10 años en construcción.

La NASA tiene previstas nueve misiones más para seguir su construcción y llevar suministros antes de retirar la flota de transbordadores en 2010, dejando el transporte de tripulantes a los rusos y a su sistema de cápsulas Soyuz.

A partir de ese momento se espera contratar los servicios comerciales de una empresa estadounidense para llevar mercancías a la estación.