Público
Público

Astrónomos construirán instrumento para detectar planetas casi como la Tierra

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Astrónomos de varios centros de investigación presentarán al Observatorio Europeo del Hemisferio Sur en Chile un proyecto para construir un instrumento que permita detectar planetas rocosos similares a la Tierra, dijo a Efe Rafael Rebolo, del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC)

Rafael Rebolo, que es uno de los cuatro directores del proyecto, indicó que con este espectrógrafo de alta resolución para observaciones muy estables, ESPRESSO, se estaría muy cerca de detectar de manera indirecta planetas si no idénticos sí muy similares a la Tierra.

Se trata de un proyecto en el que participan, además, del IAC, el Observatorio de Ginebra, el Instituto Nacional de Astrofísica de Italia y el Centro de Astronomía de Oporto.

El objetivo de este proyecto es construir un instrumento capaz de detectar de manera indirecta la presencia de planetas rocosos como la Tierra alrededor de estrellas.

Rafael Rebolo, Profesor de Investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), recordó que es más fácil detectar planetas gigantes, más grandes en tamaño y más masivos que los rocosos.

ESPRESSO sería el instrumento más preciso construido hasta la fecha para medir velocidades de estrellas, que es el método que hasta ahora ha alcanzado más éxito para detectar planetas alrededor de otras estrellas.

Rebolo explicó que ya se conocen dos o tres posibles planetas rocosos alrededor de estrellas pequeñas. Estos planetas estarían tan cerca de sus estrellas que tendrían temperaturas de varios cientos de grados y por tanto sus atmósferas serían muy distintas a la de nuestro planeta.

Con este nuevo instrumento, señaló Rafael Rebolo, se podría detectar planetas de un tamaño un poco menor que la Tierra y más alejados de su estrella, de forma que las temperaturas en su superficie serían más parecidas a las terrestres.

Este espectrógrafo ultraestable se instalaría en un foco combinado de los cuatro telescopios de ocho metros de diámetro que hay en el Observatorio de Cerro Paranal en Chile, y podría utilizar cualquiera de los telescopios de forma individual o todos al mismo tiempo.

El proyecto se presentará en marzo del año próximo a las autoridades que dirigen el observatorio chileno y la decisión se adoptará en el verano de 2010, y en caso de aprobarse su construcción, en la que participaría muy activamente el IAC, llevaría cuatro años.

Rafael Rebolo dijo que el consorcio científico que co-lidera tiene como uno de sus objetivos dedicar más de cien noches de observación en la primera fase de uso del instrumento para la búsqueda de planetas con un tamaño muy similar al nuestro y establecer cuál es su frecuencia alrededor de varios tipos de estrellas.

Una vez que se entre en el dominio de planetas similares a la Tierra la siguiente pregunta obvia es si en ellos hay alguna forma de vida simple.

Aclaró que la respuesta ya no corresponderá a este espectrógrafo, pero que los datos suministrados por éste sí serán punto de arranque para las nuevas investigaciones y desarrollos instrumentales que pretendan contestarla.

Para esas investigaciones se precisarán otros instrumentos y así, para analizar la composición química de las atmósferas de planetas quizás se necesite del futuro telescopio gigante europeo de 42 metros para poder separar la luz de la estrella de la del planeta o flotillas de satélites capaces de realizar interferometría.

Y una vez que se separen esas luces poder analizar la composición química de la atmósfera, investigar si por ejemplo tienen oxígeno, nitrógeno u otras moléculas que hay en nuestra propia atmósfera. También es posible que se desarrollen nuevas técnicas, son muy prometedoras las caracterizaciones de las atmósferas que se logran durante los eclipses producidos por algunos planetas añadió Rafael Rebolo.

En cuanto a la presencia de oxígeno el científico dijo que los modelos predicen su rápida desaparición de la atmósfera de un planeta como el nuestro de manera por reacciones con otros elementos químicos.

Sólo conocemos una explicación a la existencia de oxígeno en la atmósfera de la Tierra en las proporciones en las que se encuentra y es el fenómeno de la fotosíntesis en plantas.

Estas generan oxígeno y lo aportan de manera constante a la atmósfera.

Reconoció Rafael Rebolo que en estas búsquedas hay cierta tendencia a ser antropocéntricos y buscar aquello que se parece a lo que se conoce, lo cual, a veces, afirmó, "no nos ha guiado muy bien en la ciencia".

Por ejemplo, en contra de lo que se esperaba los primeros exoplanetas que se descubrieron eran muy diferentes a los que conocíamos alrededor del Sol.