Público
Público

El ataque de los mercados se ceba con Francia

La Bolsa española cae un 3,4% hasta el nivel que tuvo en marzo de 2009

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los malos augurios de los mercados que el viernes daban por segura una quiebra total de Grecia no se cumplieron. Así que el esperado lunes negro en los mercados se quedó en gris oscuro, muy oscuro. Las pérdidas fueron cuantiosas en las principales bolsas europeas.

El Ibex 35 perdió ayer un 3,41%, frente al 4,4% que se había dejado el viernes, y ya está en 7.640 puntos, el nivel más bajo desde finales de marzo de 2009. Aun así, los mercados más castigados ayer fueron el francés y el italiano que perdieron un 4,03% y un 3,89%, respectivamente.

China anuncia que ayudará a Italia comprando bonos e invirtiendo en el país

Nada más lejos que pensar en que pueda volver la tranquilidad. Los temores que propiciaron la debacle del viernes continúan vigentes. 'La situación es igual de peligrosa; la única diferencia es que el volumen de rumores no fue tan intenso y, como el mundo no se ha terminado, pues caímos algo menos', explica Óscar Moreno, gestor de fondos de Renta 4.

El miedo a que Grecia tome el camino más abrupto y en lugar de hacer la reestructuración ordenada de su deuda (algo que desde hace tiempo descuentan las bolsas) se decida por una quiebra total y deje de pagar la totalidad de sus bonos pesa con fuerza sobre los poseedores de los mismos. Entre los más afectados estarían los bancos franceses, una eventualidad que hizo ganar peso al rumor, iniciado el pasado sábado, de que la bajada de rating por parte de la agencia calificación Moody's está cada vez más cerca. BNP Paribas fue el banco más castigado del índice europeo EuroStoxx 50 al perder un 12,35%. Société Générale se dejó más de un 10,75% a pesar de anunciar una reestructuración de su plan de negocio. Credit Agricole perdió más de un 10,64%. El contagio se extendió sobre todo a los bancos italianos: Unicredit perdió un 10,91%, e Intesa Sanpaolo, un 9,54%. Y algo menos a los españoles donde las caídas más abultadas las registraron los dos grandes: BBVA, con un descenso del 5,34%, y Santander, que perdió un 4,69%.

En el mercado de deuda pública, la sesión demostró una vez más que el pánico está beneficiando a Alemania. Mientras en Italia los intereses de la subasta de letras a tres meses y un año se dispararon, el Tesoro germano adjudicó 3.800 millones de euros en letras a seis meses al 0,18%, frente al 0,738% anterior.

El BCE se gastó 13.960 millones de euros en deuda europea

La caída en el tipo de interés de la deuda alemana tuvo su reflejo en el mercado secundario y es la que evitó que los diferenciales con los bonos a diez años con el resto de países de la eurozona se disparasen. Aun así, el español escaló hasta los 358 puntos básicos y su rentabilidad ya está en 5,3%. El italiano está más alto: ayer superó los 382 puntos y su rentabilidad, el 5,5%.

Sólo la intervención del Banco Central Europeo comprando bonos en el mercado secundario está permitiendo que estos indicadores no lleguen a máximos históricos. Según los datos publicados ayer, el BCE adquirió durante la semana pasada bonos por valor de 13.960 millones de euros; la mayoría, según los operadores del mercado, fueron bonos italianos y españoles.

En el mercado de los seguros que cubren la quiebra de un país, los conocidos como CDs, la situación es mucho más peligrosa. Tanto los españoles como los italianos están en máximos históricos. Los primeros superaron ayer los 426 puntos básicos y los segundos escalaron por encima de los 500 puntos. Eso sí, todos muy lejos de los 3.617 puntos que marcaron ayer los griegos.

Con esta tensión en los mercados, las declaraciones políticas no contribuyeron a calmar a nadie. 'El caos de declaraciones, advertencias y propuestas que llegan desde cada rincón de Europa es todo lo contrario a lo que se necesita. Los europeos debería darse cuenta que se requiere una intervención unificada y contundente', advierte Luis Benguerel, gestor de Interbrokers. Mientras eso no ocurra, todos se confían a la intervención de la Reserva Federal de EEUU, que la semana que viene debe decidir si pone en marcha nuevas ayudas financieras. Aunque China dio ayer a última hora un nuevo giro a las soluciones. Según el diario Financial Times, el país asiático habría anunciado que ayudará a Italia haciendo una compra 'significativa' de bonos transalpinos e invertirá en compañías del país.