Público
Público

Un ataque en el noroeste de Pakistán causa ocho muertos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un suicida con bomba mató el domingo a un alcalde de una aldea que se oponía a los talibanes y a otras siete personas en un ataque en las afueras de la ciudad de Peshawar, en el noroeste de Pakistán, dijeron responsables.

El atacante se inmoló cuando Abdul Malik, alcalde de la aldea de Matni, se encontraba en un concurrido mercado. Matni está cerca de las tierras tribales donde los islamistas islámicos son más activos.

"Hasta ahora, tenemos noticias de que ocho personas han muerto, incluido Abdul Malik", dijo Sahibzada Anis, el máximo funcionario administrativo de Peshawar, a Reuters.

Responsables de hospitales dijeron que al menos 9 personas murieron y 36 resultaron heridas, varias de ellas de gravedad.

Milicianos islamistas han lanzado una campaña de ataques suicidas y con bombas en Pakistán en las últimas semanas como venganza por una gran ofensiva de las fuerzas de seguridad en su principal bastión, Waziristán del Sur, junto a la frontera con Afganistán.

La ofensiva es observada de cerca por Estados Unidos y otras potencias involucradas en la guerra en el vecino Afganistán, debido a que el territorio de Waziristán del Sur se ha convertido en un centro mundial para las operaciones de la militancia islamista.

Para apoyar su campaña general contra los milicianos, las autoridades de Pakistán han alentado a las tribus pastún a reinstaurar su tradicional milicia para contrarrestar a la creciente militancia islamista.

"LETAL CONTRA LOS TALIBANES"

Malik era líder de una milicia tribal, o lashkar, formada por los campesinos contra los insurgentes.

"El era favorable al Gobierno y fue letal contra los talibanes", dijo el jefe de policía de Peshawar, Liaquat Ali Khan.

Los milicianos han dado muerte a varios líderes tribales favorables al Gobierno durante los últimos años y han aumentado sus ataques recientemente.

El mes pasado, más de 100 personas murieron en un ataque con coches bomba en Peshawar, el más letal en el país en dos años.

Más de 150 personas murieron en ataques antes de que se iniciara la ofensiva en Waziristán del Sur.

El Ejército pasó a la ofensiva en la región de la etnia pastún el 17 de octubre, buscando expulsar a los talibanes de Pakistán, responsables de una ola de violencia en zonas urbanas.

Los soldados han estado avanzando hacia el centro del territorio de los milicianos desde tres direcciones y alcanzaron el pueblo de Makeen el viernes.