Público
Público

Los ataques en Mumbai amenazan a las relaciones India-Pakistán

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Rina Chandran

Las consecuencias del asalto coordinado que se extendió durante tres días en Mumbai y dejó cerca de 200 muertos amenazaban el domingo con afectar gravemente a las relaciones entre India y Pakistán, además de provocar la renuncia del principal responsable de seguridad nacional.

Nueva Delhi afirmó que aumentaría su seguridad a un "nivel de guerra" y que tenía pruebas de la participación de Pakistán en los ataques, lo que desató la ira en el país por el fallo de la inteligencia que retrasó la respuesta a la frenética violencia que paralizó su capital financiera.

Islamabad ha advertido de que si aumenta la tensión enviará soldados a las fronteras con India.

Los editoriales de los periódicos criticaban a los políticos por no impedir los atentados y por aprovecharse de sus consecuencias de cara a las elecciones del sábado en Nueva Delhi y de los comicios nacionales previstos para mayo.

El ministro del Interior Shivraj Patil renunció a su cargo y será reemplazado por el titular de Finanzas, Palaniappan Chidambaram. El primer ministro, Manmohan Singh, se hará cargo de la cartera de Finanzas por ahora, dijo el Gobierno.

La televisión india informó de que el asesor de Seguridad Nacional de India, M.K. Narayanan, también había renunciado.

AMENAZA PARA LOS ESFUERZOS DE PAZ

de mayoría hindú - en 1947.

La tensión ha elevado las perspectivas de una ruptura de los esfuerzos de paz en curso desde 2004. Las dos naciones han peleado tres guerras desde 1947.

Estuvieron al borde de un cuarto conflicto después de un atentado integrista en 2001 contra el Parlamento indio, del que Nueva Delhi también responsabilizó a Pakistán.

"Aumentaremos la seguridad y la fortaleceremos a nivel de guerra como nunca lo hemos hecho antes", dijo el domingo el ministro de Estado para Asuntos Internos de la India, Sriprakash Jaiswal, a Reuters.

Un responsable oficial en Islamabad dijo que los próximos uno a dos días serán cruciales para las relaciones de los vecinos con armamento nuclear. Pakistán ha condenado los asaltos y desestimado cualquier implicación de sus organismos estatales.