Público
Público

Los ataques protagonizan la campaña de los candidatos republicanos en Florida

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los ataques entre los principales aspirantes a ser el candidato republicano que se enfrente a Barack Obama en noviembre se incrementaron hoy en Florida, donde dentro de cinco días se celebrarán las próximas primarias de ese partido.

"Muchos de ustedes probablemente han notado una serie de ataques publicitarios y toda clase de basura; y es que eso es lo que es, basura", dijo hoy Newt Gingrich durante un acto de campaña en el centro de Florida, cerca de Orlando.

En su opinión, los ataques contra él por parte de la campaña de su principal rival, Mitt Romney, son "un último intento a la desesperada de disparar el último cartucho y a ver si dan en algo".

Estos ataques tienen lugar después de que el día anterior Gingrich tuvo que retirar un agresivo anuncio en el que llamaba "antinmigrante" a Romney, y que éste hiciera alusión al comentario de su contrincante de que el español es una "lengua de gueto", algo que dijo hace cinco años y por lo que se disculpó de inmediato.

"Están tratando de ahogarnos en suficiente barro, creado con el dinero de las empresas y de las personas que sufrieron ejecuciones hipotecarias en Florida", afirmó también hoy Gingrich en referencia a los vínculos de su rival con el sector inmobiliario, cuya explosión dañó terriblemente a la economía de este estado.

El republicano de 68 años advirtió a sus seguidores que "el 'establishment' republicano es tan 'establishment' como el demócrata, y están igual de decididos a acabar con nosotros".

"Esta es una campaña a favor de la naturaleza misma del Partido Republicano y la posibilidad misma de un conservadurismo ciudadano para vencer el poder del dinero y demostrar que las personas importan más que Wall Street", añadió el expresidente de la Cámara de Representantes.

Por parte de la campaña de Romney, el político trató de evitar hoy alusiones directas a su contrincante, para centrarse en criticar a Obama, pero no cesaron los agresivos anuncios con ataques directos a Gingrich que inundan estos días los medios de comunicación locales.

Llamó la atención la declaración difundida por la campaña de Romney del excandidato presidencial republicano Bob Dole, quien acusó a Gingrich de "no ser de fiar" y de actuar de forma "errática".

Dijo que cuando Gingrich estaba en el Congreso estadounidense "era un hombre orquesta" que "rara vez aceptaba consejos" y que no quería un no por respuesta: "Era a su manera o a la calle".

"Tenía una nueva idea a cada minuto y la mayoría de ellas eran disparatadas", añadió Dole, quien explicó que "los demócratas están gastando millones de dólares en publicar anuncios negativos en contra de Romney, por que tienen la esperanza de que Gingrich sea el candidato" que se enfrente a Obama.

Esta opinión de que Gingrich no sería capaz de vencer a Obama en las elecciones de noviembre parece ser compartida con gran parte del electorado de Florida, según los resultados de una encuesta difundida hoy por la Universidad Quinnipiac.

Esos datos muestran que Romney ha perdido la ligera ventaja que tenía en intención de voto en Florida sobre Obama, pero que ambos empatarían con un 45 % de los votos si se celebraran ahora las elecciones presidenciales.

Sin embargo, si los comicios generales fueran entre Gingrich y Obama, éste último ganaría con un amplio margen del 50 % frente, al 39 %.

"Al menos en Florida, y al menos en este punto de la campaña, los datos indican que Romney es claramente el candidato republicano más fuerte contra Obama", señaló hoy Peter Brown, subdirector del Instituto de Votación de la Universidad Quinnipiac.

Así, y a tan sólo cinco días de las primarias, los ánimos están bien caldeados de cara al debate que esta noche ambos mantendrán en la Universidad del Norte de Florida, retransmitido por CNN y CNN en Español.

Será el último debate antes de las primarias del próximo martes en Florida y también asistirán los otros dos políticos en liza, Ron Paul y Rick Santorum, que han optado por mantener un perfil bajo en Florida, ante la clara desventaja que tienen, y centrar sus esfuerzos en las primarias que luego se celebrarán en otros estados.

En Florida están en juego 50 de los 1.144 delegados que se necesitarán para ser elegido candidato republicano a los comicios generales, una decisión que se tomará en agosto en la Convención Nacional del Partido Republicano, que tendrá lugar en Tampa (Florida).

Por el momento, Romney tiene 31 delegados garantizados y Gingrich, 26.