Público
Público

Atenas aprueba otro recorte de 6.600 millones

Acepta las exigencias de la troika y despedirá a 30.000 funcionarios

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Con la 'amenaza' por parte de la troika de no dar la luz verde a la entrega del sexto tramo de ayuda sobre la cabeza de la economía griega, pendiente como una auténtica espada de Damocles, Grecia elaboró ayer el proyecto para el Presupuesto de 2012 en la reunión extraordinaria del Consejo de Ministros.

El texto final, que se presenta hoy ante el parlamento heleno, incluye los objetivos finales para este año y las predicciones para el 2012, según lo acordado entre la troika y el país heleno. En el presupuesto, cuya ejecución estará por primera vez bajo la supervisión directa de los socios internacionales, se preven nuevos ajustes adicionales de alrededor de 6.600 millones de euros.

El Gobierno prevé un déficit de, al menos, el 7,8% en 2012

La prensa griega en su totalidad califica este último presupuesto como el más restrictivo de la historia contemporánea del país. En condiciones de una recesión mayor de la prevista, el PIB caerá un 5,5% este año (frente 3,8% barajado hasta ahora) y un 2,3% en 2012, el proyecto prevé un déficit del 8,5% para este año (en vez del 7,6% previsto), es decir, unos 18.690 millones.

Para el 2012, el déficit se calcula en un 6,8% del PIB (14.650 millones), la recesión en un 2% y el PIB total en unos 213.000 millones de euros, según los últimos cálculos. El nuevo presupuesto trae consigo recortes salariales a través del sistema común de remuneraciones, según el cual, el salario mínimo en el sector público se establece en los 780 euros y el máximo, en los 2.200 euros. Con estos ajustes, se calcula que el Esta-do se ahorrará unos 2.800 millones de euros anualmente. En el comunicado final del Ministero de Finanzas se sostiene que con el presupuesto del 2012 y su ejecución se registra un ajuste fiscal que comenzó con un déficit de 24.000 millones el 2009 y llega a un superávit de 3.200 millones tres años más tarde, el 2012, a pesar del aumento del coste anual de los intereses de la deuda pública.

Aparte del proyecto del presupuesto, el consejo ministerial acepto las exigencias de la troika en la peliaguda cuestión de las bajas (a través de un sistema de reserva) en el sector público, y procederá a despedir a 30.000 funcionarios antes de finales del año.

Plantea un sistema de reserva para atenuar los despidos públicos

La misión internacional de enviados del Fondo Monetario Internacional (FMI), la Comisión Europea y el Banco Central Europeo (BCE) han accedido a la propuesta del Gobierno griego, que sugirió que los primeros empleados públicos que se vean afectados sean aquellos de más de 60 años de edad, quienes hayan adquirido ya sus derechos a la pensión y los que ya hayan alcanzado la edad límite para la jubilación pero siguen en sus puestos.

Se trata de unos 43.000 empleados, de los que la mayoría ya están en situación de prejubilación. No obstante, si no se alcanza el objetivo de 30.000 empleados, la primera alternativa prevé despidos de funcionarios a través de la eliminación de orga-nismos estatales. Los inspectores de la troika advirtieron que no tolerarán nuevos retrasos en el proceso de recorte de empleos públicos.

Por su parte, el ministro de Finanzas, Evángelos Venizelos, afirmó ayer que el sistema de reserva pretende conseguir un mecanismo de selección con criterios transparentes y objetivos.