Público
Público

Atenas prepara un recibimiento especial para Merkel

La canciller llega este martes a la capital griega para entrevistarse con Samaras. Los sindicatos organizan movilizaciones y paros coincidiendo con la reunión. La Policía ha prohibido las manifestaciones durante todo el día. El G

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Este lunes, una manifestación ante el Ministerio de Finanzas, acompañada de una marcha de pensionistas y sindicatos hacia la sede de la Comisión Europea. Mañana, poco antes de que comience la reunión en Atenas entre la canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro griego, Antonis Samaras, un paro de tres horas que se cerrará con una gran concentración en la plaza Syntagma frente al Parlamento.

Estas son algunas de las iniciativas promovidas por los principales sindicatos griegos ante la visita de Merkel. Aunque para que las puedan llevar a cabo tendrán que desafiar a la Policía, que ha decidido prohibir toda manifestación desde las 9.00 horas a las 22.00 horas.  El Gobierno ha desplegado 7.000 agentes -el doble que en la pasada huelga general- viéndose obligado a pedir efectivos a otras ciudades griegas. Es el mayor dispositivo que se hace en el país desde 1999 durante la visita del expresidente de EEUU, Bill Clinton. 

Como previa a la concentración del martes, miles de griegos ya se han echado a la calle y se han manifestado frente al Parlamento heleno, en la plaza Syntagma, con pancartas como 'Las medidas del dolor no pasarán', 'No al memorándum' o 'Fuera el FMI y la UE de Grecia', informa Efe.

Está previsto que Merkel se reúna con Samaras y con el presidente griego, Karolos Papoulias, y todos sus movimientos serán estrechamente controlados por la Policía. Lo que no ha quedado nada claro es el motivo de la visita. Y de hecho, ante la ausencia de explicaciones por parte del Gobierno, los medios han hecho su propio análisis. Para algunos, la canciller llega a firmar la paz con las autoridades griegas. Prueba de ello serían las declaraciones que ha hecho en las últimas semanas apoyando la permanencia de Grecia en el euro, algo que hasta hace unos meses no tenía tan claro.

Para otros, Merkel va a fiscalizar las acciones de Samaras ante los constantes rumores de que Grecia necesitará un tercer rescate, y por el retraso que lleva su gabinete en la firma definitiva -y posterior aprobación por parte de la Troika- del paquete de recortes de 13.600 millones de euros, condición indispensable para que se desbloquee la financiación pactada con el Banco Central Europeo, el Fondo Monetario Internacional y la Comisión Europea.

En cualquier caso, la visita de la canciller, a quien una mayoría de griegos acusa de haber convertido Grecia en una colonia, es vista con muchas sospechas y podría encender de nuevo los ánimos de la sociedad. 'El viaje de Merkel renovará la sensación de inestabilidad en un momento en el que el sistema político y social de Grecia está siendo llevado al límite. La reciente huelga general, las protestas de los trabajadores del naval frente al Ministerio de Defensa, las constantes peleas verbales en el Parlamento, los escándalos de corrupción y evasión de impuestos, la desintegración del Pasok y el ascenso de Amanecer Dorado han contribuido a crear una visión de que el país está jugándose la vida', escribe Nick Malkoutzis en el diario Kathimerini.

El analista advierte además de que la mezcla entre un gran despliegue policial y una atmósfera social inflamada ha sido el precedente de una serie de episodios violentos en ocasiones anteriores, algo que 'sin duda jugará en contra de ambas partes', la de Merkel y la de Samaras. En efecto, la capital está blindada desde hoy.

Pero no sólo los trabajadores habían convocado manifestaciones mañana contra Merkel. Los Griegos Independientes, partido que roza la extrema derecha, ha llamado a formar una cadena humana en torno a la embajada de Alemania. Según anunció hoy la Policía, la sede diplomática estará rodeada por un cordón policial y no se podrá aparcar en las inmediaciones durante todo el día. 

Este lunes empezó con una de esas situaciones que puede calentar más los ánimos. La Policía detuvo a 18 trabajadores del ente eléctrico estatal y ya ha anunciado ue serán procesados después de protagonizar ayer una sentada frente a la sede de la compañía. Nikos Fotopoulos, secretario general del sindicato GENOP, está entre los arrestados. En un comunicado, el líder sindical acusó a las autoridades de haber 'convertido nuestra vida en un infierno y el país en un protectorado'.

El exministro de Finanzas griego y líder del socialista Pasok, Evangelos Venizelos, volvió a referirse este lunes a la famosa lista Lagarde, los CD's con datos de 2.000 personas que habrían evadido impuestos a Suiza y que la entonces ministra francesa proporcionó al Gobierno griego en 2010. 

'Tendría que haberme fiado menos de las instituciones', dijo Venizelos. 'Mostré demasiadas esperanzas en gente de la que pensaba que podría ejercer su responsabilidad institucional', añadió el exministro.

En las últimas semanas, la opinión pública griega ha cargado las tintas contra la clase política después de que se filtrara la existencia de dicha lista. Los datos provenían de la conocida como lista Falciani, el exingeniero de Software del HSBC en Ginebra que entregó a las autoridades francesas 24.000 datos de clientes para que fueran investigados por presuntos delitos de evasión de capitales.

Lagarde entregó datos a las autoridades de España, Italia, Portugal y Grecia. Pero los griegos no hicieron nada. La semana pasada se pensó que los dos CD's se habían perdido y Venizelos aseguró que él guardaba una copia que había puesto a disposición de la Brigada contra el Crimen Financiero. El Parlamento anunció la apertura de una investigación que aclarara lo sucedido.