Público
Público

Atenas recibe a la troika con fuertes protestas

El Gobierno negocia un calendario para la aplicación de los ajustes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Después de casi un mes de su retirada, la misión de la Comisión Europea, el BCE y el FMI, conocida como la troika, volvió ayer a Atenas para reiniciar las negociaciones con el Gobierno griego. La primera sesión de estos nuevos contactos con el ministro de Finanzas, Evángelos Venizelos, 'tuvo lugar en un ambiente positivo y creativo'. No obstante, aunque el clima en la sala de la reunión fuera 'amistoso' (especialmente tras las recientes medidas que el Gobierno griego anunció bajo las exigencias de sus acreedores internacionales), en varios ministerios helenos la atmósfera estaba más bien agitada.

Empleados públicos que se oponen a los nuevos recortes en salarios y pensiones ocuparon las sedes de varios departamentos ministeriales. Entre ellos, el de Finanzas, donde se llegó incluso hasta el mismo despacho de Venizelos con el propósito de impedir la reunión con la troika. El encuentro se celebró en la sede de la Vicepresidencia del Gobierno.

Empleados públicos ocuparon ayer varios ministerios, entre ellos el de Finanzas

En el orden del día de las negociaciones figura la actualización de las condiciones del primer plan de rescate, así como el establecimiento de un calendario vinculante para la aprobación y aplicación de las medidas acordadas. Sobre la mesa está el nuevo impuesto sobre inmuebles, la rebaja del mínimo exento en el IRPF, el nuevo sistema de remuneraciones en el sector público, la reestructuración del sistema tributario (eliminación de deducciones y el combate ante la evasión fiscal), la aceleración del plan de privatizaciones y regulación de empleo de forma temporal para los empleados públicos. No se ha concretado cuántos días permanecerá en Atenas la misión de la troika; su presencia en la capital helena es esencial, pues de su evaluación de la economía griega dependerá la entrega del sexto tramo de ayuda de 8.000 millones de euros.

El primer ministro, Yorgos Papandreu, ha convocado para este domingo otro Consejo de Ministros extraordinario para aprobar el sistema por el que 30.000 empleados públicos pasarán a una especie de reserva. Uno de los escenarios más probables es que pasen a esa reserva (un sistema similar a los ERE temporales en España) durante uno o dos años aquellos empleados públicos a los que les falte ese mismo tiempo para jubilarse. En la misma reunión, el Gobierno heleno aprobará previsiblemente el Presupuesto de 2012, con la intención de presentarlo el lunes en el Parlamento.