Público
Público

El atentado frustrado denota el crecimiento de Al Qaeda en Yemen

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El intento de un pasajero de de hacer estallar un avión en vuelo en Navidad ha puesto un foco de atención en Yemen, el estado de Oriente Próximo que las agencias de inteligencia estadounidenses ven como un centro de operaciones de Al Qaeda que crece rápidamente.

Guerra civil y anarquía han convertido al país más pobre de la esfera árabe en una atractiva alternativa para al Qaeda, que según los funcionarios estadounidenses ha sido en gran parte expulsada de Afganistán y sufre una constante presión militar del Ejército paquistaní en zonas tribales de la frontera.

El nigeriano Umar Faruk Abdulmutallab, de 23 años, está acusado de intentar hacer estallar un avión de Northwest Airlines cuando la nave se aproximaba a Detroit en un vuelo procedente de Amsterdam con casi 300 personas a bordo.

En un interrogatorio, Abdulmutallab declaró que miembros de Al Qaeda en Yemen le suministraron un artefacto explosivo y lo entrenaron acerca de cómo detonarlo, dijo un responsable.

La presencia de Al Qaeda en Yemen se ha incrementado durante el último año y Washington teme que pueda convertirse en una base central de operaciones fuera de Pakistán y Afganistán, de acuerdo a oficiales y expertos estadounidenses en antiterrorismo.

Estados Unidos ha estado suministrando en silencio equipamiento militar, inteligencia y entrenamiento a las fuerzas yemeníes, que asaltaron escondites de al Qaeda este mes.

Funcionarios estadounidenses prefirieron no comentar específicamente el tema de la asistencia. Pero en septiembre el presidente Barack Obama envió una carta a su homólogo yemení, Ali Abdulá Saleh, prometiendo ayudar al Gobierno a combatir el terrorismo, de acuerdo a la agencia estatal de noticias yemení Saba.

El senador Joseph Lieberman, que preside la comisión de Seguridad Interna, dijo en "Fox News Sunday" que Estados Unidos tiene una "creciente presencia" en Yemen que incluye Operaciones Especiales, Boinas Verdes, y tareas de inteligencia.

"LA GUERRA DE MAÑANA"

Lieberman, que recientemente visitó Saná, la capital de Yemen, dijo que un alto cargo estadounidense le dijo allí que "Irak fue la guerra de ayer. Afganistán es la guerra de hoy. Si no actuamos preventivamente, Yemen será la guerra de mañana".

En un testimonio brindado ante el Congreso hace poco tiempo, Mike Leiter -director del Centro Antiterrorista Nacional- calificó a Yemen como "un campo de batalla clave y potencial base regional de operaciones desde el cual al Qaeda puede planear ataques, entrenar reclutas, y facilitar el movimiento de sus miembros operativos".

"De preocupación particular para el FBI son los individuos que pueden viajar con menores restricciones a estas áreas de actividad extremista y luego ingresar a Estados Unidos bajo un examen menos riguroso", dijo a legisladores el director del FBI Robert Mueller.

Yemen ha sido desde hace tiempo una base de apoyo para Al Qaeda.

Milicianos hicieron estallar una bomba en el USS Cole de la Marina estadounidense en el puerto yemení de Aden en 2000, matando a 17 marinos, y los yemeníes fueron uno de los grupos más grandes que se entrenaron en los campos de al Qaeda en Afganistán antes de los ataques del 11 de septiembre de 2001.

De los 198 prisioneros que permanecen en la prisión militar estadounidense de Bahía de Guantánamo, que Obama ha prometido cerrar, 91 son de Yemen, y las conversaciones para repatriarlos han fracasado debido a temores de que se unirán a al Qaeda cuando vuelvan.

Desde que milicianos saudíes y yemeníes se unieron a comienzo de año bajo el nombre "Al Qaeda en la Península Arábiga", tomando Yemen como base, ha habido un "constante aumento" em las actividades del grupo, dijo Christopher Boucek, experto de Carnegie Endowment.

"Yemen se ha convertido rápidamente en un frente secundario muy importante" en las ambiciones mundiales de al Qaeda, dijo Boucek, con el "mayor potencial de crecimiento" debido a que el Gobierno ha sido incapaz de ejercer control sobre su propio territorio.

Además de combatir a las milicias de Al Qaeda, Yemen está luchando contra los rebeldes chiíes en el norte y hace frente a levantamientos separatistas en el sur.